Ideas para regalos no materialistas este 2020

regalos no materialistas

Si hablamos de regalos de reyes, es probable que lo primero en lo que pensemos sea en esos paquetes envueltos bajo el árbol. Esos regalos que escribimos con tanta ilusión junto a nuestros peques en la Carta a los Reyes Magos. O quizás pensemos en ese amigo invisible que nos regala el libro que tantas ganas teníamos de leer… Pero si algo nos ha enseñado este 2020 tan distópico, es que los regalos no materialistas son los que verdaderamente echamos de menos estas fiestas.

Lo que nos ha enseñado el 2020

regalos no materialistas

Hagamos un poco de balance de este año en el que hemos tenido plataformas de series y películas por triplicado, suscripciones a juegos, talleres online de mil temas diferentes, conciertos en el salón de la casa… ¡Hasta hemos aprendido a hornear pan! (O intentado, al menos) y, sin embargo, nos ha faltado lo más importante… poder compartir todo esto con los nuestros.

Nos han faltado abrazos y besos, apretones de manos, hombros en los que descargar el miedo. Echábamos de menos mirarnos a los ojos y encontrar complicidad, porque todos y todas estábamos demasiado asustados y asustadas como para siquiera conectar las miradas.

Y nos hemos dado cuenta de que no es la película que ves en el cine con tu amigo lo que realmente importante, sino poder comentarla con él. No es la cerveza con tu mejor amiga un viernes por la tarde, es poder compartir cómo ha ido la semana con alguien que sabes que te entiende.

Lo más importante

La tarta de cumpleaños no era tan importante, es el ratito de celebración con la familia. No era el concierto, sino cantar tus canciones favoritas con miles de personas que corean contigo. No es el parque o los columpios, es ver disfrutar a tus hijos e hijas mientras juegan.

Y mientras estos momentos, o la mayoría, se encuentran en pausa, mientras la esperanza se materializa en forma de vacuna, quizá podamos dejar que 2020 nos ayude a priorizar. Como bien dice una famosa frase del escritor Ulises Kaufman: “Estúpido es creer que el regalo está dentro del paquete, siempre, siempre, siempre son las manos que lo entregan”.

Y eso no quita, por supuesto, que continuemos regalándonos esas sorpresas que tanta ilusión nos hacen, pero quizá podemos encontrar el equilibro y subir un poco la balanza por el lado no materialista.

Regalemos más experiencias y momentos y menos cosas

regalos no materialistas

La Regla de los 4 Regalos es un buen punto de partida. El concepto nos habla de que para no hiperregalar, podemos seguir la regla de los 4 regalos, que consiste en:

  • Algo que nuestro hijo o hija se pueda poner (ropa, complementos, calzado…).
  • Algo para leer.
  • Algo que él o ella desee mucho.
  • Algo que le haga falta.

Ese sería el “pack” perfecto y tendríamos cubierta la parte de los regalos comprados, que también tiene que tener su protagonismo sin duda, pero que podemos enriquecer mucho si añadimos una parte emocional, de momentos y experiencias. Esos regalos que no dependen de una tarjeta de plástico o un billete, sino únicamente de nosotros y nosotras.

Ideas creativas de regalos no materialistas para añadir a la carta de Los Reyes

regalos no materialistas

Entradas para el cine, el teatro…

El primer ejemplo que quiero contaros es una experiencia. A nuestro hijo, durante los dos últimos cumpleaños, le regalamos un bono de entradas para el cine. No era un bono como tal, sino que lo dibujamos nosotros en una cartulina y escribimos a mano las 10 sesiones que le regalábamos. No podíamos imaginar cuánta ilusión le haría y de hecho, todos los años vuelve a pedir lo mismo. Es más, recuerda perfectamente las sesiones a las que va y quién le acompañaba.

¿Recordamos lo que decíamos al principio? No eran las películas, podía haberlas visto en casa o en cualquier plataforma de vídeos en televisión, era ese momento compartido de ocio con nosotros. Esto puede servir para cualquier actividad que os guste hacer juntos y juntas. Salidas al campo, a nadar, eventos deportivosrutas en bicicleta o a pie, visitas a familiares y amigos-as (cuando podamos volver a juntarnos sin miedo), etcétera.

Cheques canjeables por favores

Otra opción que podemos añadir son cheques canjeables por favores. Por ejemplo; un masaje, un ratito extra de lectura, cocinar su comida favorita juntos-as, manualidades, bailar… Os saldrán las ideas solas en cuanto penséis cuáles son las aficiones de vuestro peque y le encantará segurísimo.

Programar excursiones son otra opción que podemos plantearnos, por ejemplo, una vez a la semana o al mes. No es necesario que sean destinos que se encuentren lejos, no estamos pensando en unas vacaciones como tal, basta con salir un ratito a la naturaleza con una merienda, a pueblos cercanos donde los peques puedan explorar, sitios de interés turístico, museos… Es tan fácil como entrar en internet y hacer una lista de sitios que creemos pueden resultar interesantes para ir con niños-as y hacer una lista en papelitos, meterlos dentro de un frasco e ir sacándolos ¡por sorpresa!

Un tarro de los sentimientos

Una idea más que además podemos regalar a amigos-as y familiares es el tarro de los sentimientos. Escogemos un tarro, una caja, un bote (lo que queramos) y redactamos 365 notas para leer una cada día del año nuevo. Si nos parecen demasiadas, podemos optar por una semanal, por ejemplo. La idea es incluir citas, canciones que sabemos que les gustan, mensajes personalizados y recuerdos. Es un regalo cargado de sentimientos y una forma de que encuentren a diario momentos felices.

Estas son solo algunas ideas, pero en realidad, la forma en la que se materialice es lo menos importante, lo realmente valioso es el fondo, el regalo es compartir momentos, sentimientos y deseos.

Compartir es la clave

Hablábamos al principio de un balance de 2020 en el que podamos tratar de extraer algo positivo en medio de una situación que nos ha puesto a prueba como sociedad y lo que parece evidente es que en medio de este caos que ha sido este año que aún haciendo historia, estamos deseando olvidar, es que la solidaridad, la unión a pesar de la distancia de seguridad, la complicidad y la empatía son clave para avanzar como sociedad. En resumen, nos necesitamos los unos a los otros, las unas a las otras, y por supuesto nuestros hijos e hijas no son una excepción.

(Visited 146 times, 1 visits today)

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.