Vuelta al cole ¿segura?

La vuelta al colegio en medio de una pandemia es, probablemente, una de las decisiones más difíciles a las que nos vamos a enfrentar los padres y madres.

Es el primer año, que en lugar de ilusión, tengo incertidumbre, pena y nervios. No he comprado aún ni un lápiz y la ansiedad es mi compañera desde hace unos días.

¿Cuál es la decisión adecuada? ¿Llevar a nuestros hijos e hijas al colegio? ¿No llevarlos? Creo que ninguno de nosotros y nosotras puede decir que saber la respuesta al cien por cien. Ni que tiene la respuesta totalmente decidida. Lo que hablábamos, incertidumbre.

Algunos días opto por buscar todo tipo de información y consejos de los expertos y expertas para tratar de decidir. Otros, prefiero escaparme de las redes sociales y la televisión a ver si soy capaz de dejar de escuchar al exterior para poder oír a mi instinto. Pero es, creo, imposible tomar una decisión sabiendo con certeza que estamos haciendo lo correcto.

Todos, tanto los que decidamos llevarlos, como los que no, creo que estamos buscando lo mejor para nuestros hijos e hijas y que muy pocos (espero) realmente sean negacionistas de este maldito virus y crean que no ocurre nada ahí fuera. Pero ¿qué ocurre con las instituciones? ¿están realmente velando por una vuelta segura? ¿o estamos practicando un ensayo – error?

Responsabilidad individual

Partimos de la base de que totalmente seguro, no hay nada. Más allá de aquellos carteles ridículos y engañosos de “Covid free” que se colgaron en la desescalada en algunos establecimientos, nadie tiene la llave para decir “este colegio, esta tienda, este despacho… está libre de Covid”

Salir de casa y comenzar una actividad conlleva un riesgo de contagio, siempre, lo que depende de si será alto o muy pequeño, es nuestra actitud.

Todos y todas nos hemos aprendido, al dedillo, las medidas higiénico – sanitarias para reducir, al máximo, la posibilidad de contagio y dentro de eso, hay quien decide seguir haciendo la compra online y hay quien decide irse a la playa de vacaciones. Y las dos están bien, hay que hacer aquellas con las que estemos cómodas, siempre y cuando seamos responsables y utilicemos mascarillas, practiquemos la distancia interpersonal y los lavados de manos y evitemos las reuniones de más de diez personas.

Ya sabemos.

Pero ¿qué ocurre con las personas negligentes? ¿Qué ocurre con aquellas personas que, negacionistas o no, no utilizan mascarillas? ¿Aquellas que acuden a fiestas o eventos de más de 10 personas? ¿Que su vida social es incluso mayor, que antes de esta pandemia? ¿Qué ocurre si esos padres y madres y llevan a sus hijos a la misma clase que los tuyos? Porque eso va a a pasar, porque aún existe gente que no ha entendido que esto es un trabajo colectivo.

Y no, no estoy planteando que todos y todas seamos así, afortunadamente esto no es lo habitual y la mayoría hemos sido, y seguimos siendo responsables. Pero es una realidad que no podemos obviar porque lamentablemente, de la decisiones de una persona, pueden depender muchas, muchas más y estamos hablando de salud.

Medidas de los centros

Otra de las razones por las que en mi opinión, esto está pareciendo más una improvisación que una estrategia segura, trabajada a fondo y meditada, es las variantes que se han puesto sobre la mesa en torno a las medidas para la vuelta al colegio segura.

Se habló primer de clases semipresenciales, bajada de ratios, desdoblamiento de clases y aumento de número de docentes. ¿Y qué ha ocurrido? Que finalmente, esas medidas, han sido sustituidas por lavados de manos cinco veces, clases burbujas, tomas de temperatura, desdoblamiento de clases solo en quinto y sexto de primaria, ventilación de clases y un escaso aumento de nuevas contrataciones a docentes.

Y ojo, no se cerrarán lo colegios en caso de positivos, solo cuando ocurran brotes y una transmisión comunitaria descontrolada.

Todas estas medidas, a mí como madre, me parecen “cogidas con pinza” porque me llevan a una serie de preguntas para las que no se ha dado respuesta.

¿Cómo se van a ventilar las clases en pleno invierno? ¿Las clases burbujas son realmente efectivas si varios hermanos están en el mismo colegio y/o los mismos docentes entran y salen de diferentes clases? ¿No podemos juntarnos con más de diez personas pero sí podemos meter a nuestros hijos e hijas en clases de más de veinte niños?

Si la mayoría de los niños y niñas son asintomáticos ¿no parece la toma de temperatura una medida poco efectiva?

Se hablaba también de un coordionador covid en cada instituto y colegio y un enfermero o enfermera. Y ¿qué tenemos? que esa figura va a ser representada por un/a docente y no por un enfermero/a, que es lo que se está recomendando numeroso personal médico.

Todo esto me recuerda a cuando te presentabas a un examen para el que solo habías estudiado la noche anterior, cruzando dedos por un aprobado.

Las mascarillas

¡Ay, las mascarillas! El complemento de moda en estos últimos deis meses. Para las que hay que estudiar un poquito si queremos estar seguras y seguros de comprar una mascarillas de calidad, que realmente nos proteja a nosotros y a los demás y que no utilicemos más allá del tiempo recomendado. Para ello, recomiendo sin duda a Boticaria García que tiene un máster en el tema.

De nuevo, veo lagunas. En mi opinión ¿cómo tener la certeza de que los niños y las niñas llevan las mascarillas correctas, sustituidas cada cuatro horas. o higiénicas sin más lavados de los que el fabricante recomienda?

¿No debería el propio ser el que cada mañana proporcionara las mascarillas a los niños y niñas? De otra forma, nunca tendremos la seguridad de saber que todos y todas, por descononimiento o por apuros económicos, estamos enviando a nuestros hijos e hijas al colegio con mascarillas que realmente le estén protegiendo a él, y a los demás.

¿Y en educación infantil? Por razones de edad, los cursos de infantil no llevarán mascarillas. Se considera obligatoria, al igual que en el día a día, a partir de los seis años.

Es una medida que entiendo, pero no me da seguridad para enviar a mi hija de cinco al clase sin nada que le proteja más allá del lavado de manos y la ventilación de las aulas.

Y quien crea que niños y niñas de tres, cuatro y cinco años van a mantener la distancia de seguridad, es porque nunca ha tratado con niños de esas edad.

Se habló también de reducir los horarios de los cursos de infantil, pero finalmente no será así.

Conciliación ¿dónde?

Muchos padres y madres no van a llevar a su hijos e hijas al colegio porque realmente crean que la situación es segura, sino porque no tienen opción de quedarse en casa con ellos. Y esto es terrible porque una vez más, se nos presenta el problema de la conciliación, que tanto arrastramos y para el que aún no hay ninguna solución.

Por un lado, ¿qué va a ocurrir con esos padres y madres si sus hijos enferman? Obviamente, dejar a los niños con los abuelos no es una posibilidad por razones obvias ¿y entonces?

¿Y si enferma un compañero o compañera? Nuestros hijos e hijas deberán hacer cuarentena, estén o no contagiados ¿quién va a quedarse con ellos en casa si no están enfermos? ¿Cómo van a seguir las clases? Actualmente, no hay nada regulado a nivel telemático para seguir el curso de forma online.

Podemos partir de la base de que el confinamiento deberá ser para todos los miembros de la unidad familiar en caso de positivo, pero es un escenario que tampoco está contemplado puesto que desconocemos cómo será el desarrollo de la enfermedad ni si necesitaremos tiempo extra, o preferiremos quedar al niño en casa más allá de la cuarentena.

No son situaciones que se puedan medir ni controlar y por ello, deben existir medidas de conciliación reales, legisladas que nos den de una vez, ese espacio, esa seguridad, a los padres y a las madres.

Decir que se están trabajando medidas en el horizonte con Septiembre ya aquí, es vergonzoso. Las medidas deberían haber estado sobre la mesa hace meses. Sabíamos que Septiembre y la vuelta al cole llegaría y con un escenario mejor o peor, íbamos a necesitar medidas de conciliación.

A ver si aprovechamos, por fin, esta maldita crisis sanitaria para sacar algo bueno, y crear unas medidas de conciliación reales y efectivas.

Los números y los derechos de los niños

Primero Canarias, luego Asturias, y hoy, 31 de Agosto, Murcia se suma a los cambios en el calendario de vuelta al colegio retrasando la vuelta mínimo, una semana.

Me da una pena infinita que mi hijo y mi hija vayan a perderse esa vuelta al colegio, por un lado porque al hacer clases presenciales, no se da la opción de estudiar online y seremos entonces su padre y yo quienes tengamos que aplicarnos para seguir el curso en casa. Pero de forma especial me duele por las relaciones sociales.

Mis hijos, como muchos niños y niñas de este país, llevan seis meses sin apenas tener contacto con otros niños y niñas de su edad y empieza a pasarlos factura.

Pero lo cierto es que ninguno de esos motivos que pesan, y pesan mucho, son tan fuertes como una vuelta al colegio sin condiciones de seguridad.

Para una vuelta al colegio segura son necesarias unas medidas sanitarias en el aula que pasan por desdoblar cursos y contratar docentes.

Pasan por unas medidas de conciliación donde ningún padre ni ninguna madre tenga que renunciar y se vea con una mano delante y otra detrás en caso de positivos de menores en casa.

Pasan por no presencial para quien quiera optar a ello y ojo, no cargando el doble de trabajo a los docentes, sino contratando más personal.

Pasan por una vuelta al colegio donde los productos sanitarios corran de mano de la administración y no de los bolsillos de los padres y madres.

¿Porque no se ha trabajado en una plataforma de clases online? ¿Donde los niños y las niñas puedan tener su horario lectivo? ¿Sus exámenes? ¿Sus deberes y sus trabajos? No el Whatsapp y las medidas improvisadas que se dieron en marzo y a las que tanto padres y madres, como docentes, nos adaptamos sobre la marcha, sino una formación telemática calidad.

Tenemos muchas preguntas y muy pocas respuestas. Necesitamos proteger a nuestros niños, a nuestras niñas y a nuestros docentes. to no es un simulacro, nos jugamos mucho y esta no es una vuelta segura, ni de lejos.

Vuelta al colegio sí, pero segura. Segura de verdad.

(Visited 105 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.