Hamaca para bebe: 4 claves para elegir las más seguras y versátiles

Hamaca para bebe

La hamaca para bebé es uno de los artículos de puricultura que nos ayudan en el día a día. Son muy útiles para que nuestro bebé se entretenga mientras las mamás o los papás hacen la limpieza diaria, recogen la colada o nos vestimos y peinamos para ir a la calle.

Si bien es cierto que el mejor sitio para nuestro bebé son los brazos de mamá o papá, hay ratitos en los que nos viene fenomenal poder tener las manos libres y ellos pueden jugar y/o dormir en la hamaca tan agusto.

Y cuando nos decidimos por hacernos con una, empiezan las dudas. ¿Cuál será la mejor hamaca de bebé más indicada? ¿Todas son aptas desde el nacimiento? ¿Cuáles son las características que en las que nos tenemos que fijar a la hora de comprarla?

Hoy en el blog, en la sección guía de compras, hablamos de cómo elegir bien la hamaca para bebé yhacer una inversión útil, cuál es la mejor y en qué debemos fijarnos antes de elegir.

Consejos prácticos para elegir la hamaca del bebe 2019: 4 claves

Hamaca para bebe

El movimiento del balanceo que ofrecen las hamacas para bebé no solo les entretiene, sino que les relaja e incluso, puede ayudarles en caso de reflujo o problemas digestivos.

Otra gran ventaja es que a diferencia de la cunita o el carrito, en la hamaca el bebé puede participar y observar más fácilmente su entorno impulsando su curiosidad y estimulación temprana.

Veamos qué puntos claves hay que tener en cuenta, como por ejemplo la seguridad, diseños, facilidad para desenfundar y lavar… ¡Tomemos nota!

1. Seguridad

El punto fundamental en todos los productos de los que hablamos en esta sección y que debemos tener siempre en cuenta, es la seguridad.

Es fundamental que la hamaca cumpla con requisitos básicos de seguridad para que no se pueda volcar, para ello, debemos comprar siempre en tiendas de puricultura y evitar los productos de segunda mano.

Comprar productos de segunda mano es una buena opción para economizar la gran inversión que supone tener un hijx, pero no es recomendable hacerlo con productos como la sillita del bebé o la hamaca puesto que pueden haber sufrido un deterioro durante su utilización que merme su seguridad.

Es muy importante también respetar las especificaciones del fabricante en cuanto a peso o la edad del bebé y por supuesto, nunca dejer a nuestrx hijx solx mientras está sentando en ella.

Fijarnos también en que tenga arnés de tres puntos (en forma de triángulo, con un cinturón que pase entre las piernas del bebé para que no se escurra). Aunque parezca imposible que un bebé pueda escaparse corriendo, con el paso de los meses sí puede comenzar a moverse en ella y no queremos que se caiga.

Resumiendo, debemos fijarnos en las especificaciones de peso y/o edad del fabricante, nunca dejar solo a nuestrx hijx en ella y no adquirir en este caso, hamacas de segunda mano que hayan podido ver comprometida su seguridad en un uso anterior.

2. Limpieza

Hamaca para bebe

¿Lo práctico antes que lo bonito? En este caso, mi experiencia me dice que radicalmente, sí. Y oye, si encontramos una hamaca que encuadre diseño y practicidad, mucho mejor.

¿En qué debemos fijarnos? En su tejido, sin duda. Un tejido que sea fácilmente lavable es fundamental, además de que transpire y se ajuste perfectamente al delicado cuerpo de nuestrx bebé.

Lo mejor sería elegir una tela constituida por fibras naturales ya que transpira y es hipoalergénica y si se puede meter a la lavadora, ya sería perfecto.

3. Diseño, tamaño y peso

Que la hamaca de bebé tenga un diseño ergonómico es básico.

Hay que fijarse en que acomode a nuestro bebé con una postura natural, sin forzar la posición y que cuente con un colchón firme que mantenga la cabeza en una posición estable.

Tengamos en cuenta también si la hamaca se transporta fácilmente, esto es si se pliega y el espacio que ocupa (tanto si se puede desmontar como si no).

Es probable que si viajamos queramos llevarla con nosotrxs y hay algunas que son fijas y dificultan por tanto su transporte porque ocupen un espacio considerable, especialmente si no viajamos en coche (por ejemplo en tren o en avión).

En esta línea, también fijarnos en el peso total, las que no tienen un sistema de sonidos o balanceo automático, son más ligeras que las que sí cuentan con esta característica.

4. Inversión

Pararnos a pensar qué inversión queremos hacer en la hamaca del bebé, nos hará mas fácil centrarnos en las que están dentro de nuestro presupuesto y en base a él, decidir.

Las más económicas suelen ser las que tienen solo la función de hamaca y van subiendo el precio si queremos que tengan varias posiciones o si además, queremos un sistema que se balancee con un mecanismo automático y/o tenga sonidos.

Más características a tener en cuenta a elegir la hamaca para el bebé:

Hay algunas características que si bien no son determinantes, también pueden ser útiles:

  • Asas de transporte: Si la hamaca tiene asas para y transportarla nos serán muy útiles para llevarlas de una habitación a otra. Eso sí, mejor que cuando la cambiemos de ubicación no llevemos al bebé en ella por motivos de seguridad.
  • Pilas o enchufe: Algunas hamacas para bebé tienen un sistema automático de balanceo, vibración y/o sonidos, si nos vamos a decidir por un modelo automático, lo ideal es elegir un sistema que vaya a la luz o calcular la inversión en pilas.

Para recordar:

Por último, me parece importante remarcar algunos puntos en los que los expertos insisten a la hora de utilizar estos productos para que lo hagamos de una forma totalmente segura:

  • No dejar que nuestro bebé pase largos ratos en la hamaca ni la utilice para dormir, los niñxs deben dormir en superficies planas adecuadas a tal efecto como la cama o la cuna.
  • No añadir en la hamaca almohadas o cojines ni otros accesorios similares que no sean los que la hamaca del bebé incluye.
  • Si tu bebé es capaz de darse la vuelta por sí mismo, es hora de dejar de utilizar la hamaca ya que podría sufrir una caída de la misma.
  • Siempre, siempre, tilizar los arneses que incluye la hamaca, aunque pensemos sentarle tan solo “un momentito”.
  • Nunca poner la hamaca en otra superficie que no sea el suelo (como pudiera ser una mesa, una cama…)

(Visited 24 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.