Empezar el colegio ¡menuda aventura!: Consejos y recomendaciones para esta nueva etapa. Parte I

empezar el colegio

Si tu peque cumple tres añitos en 2018, es probable esté a punto de comenzar el colegio. Y sí, ya sé que aún falta todo el verano pero los padres somos así, siempre con mil dudas. Yo estoy apunto de pasar por este proceso por segunda vez con mi hija pequeña. Y aunque ya tengo la experiencia de mi hijo mayor, sigo estando algo nerviosa sobre este gran paso.

Hoy en el blog vamos a hablar precisamente de qué consejos, recomendaciones e ideas nos vendrán genial de cara a este gran salto que es empezar el colegio, la etapa infantil y pasar algunas horas fuera de casa con compañeros nuevos, un profesor o profesora, normas

Voy a aprovechar que hace pocos días estuve consultando mis dudas a la psicóloga de la guardería de Ixeya y contando, además, con la experiencia que me da haber pasado ya por este proceso, para contaros cuáles son, a mi parecer, las recomendaciones más prácticas e interesares a tener en cuenta antes de empezar el colegio.

¡Y nervios fuera, mamás y papás! Yo tenía mil dudas antes de escolarizar a Ramiro y la verdad es que muchas de mis dudas sobre cómo lo llevaría él, sus impresiones y sentimientos no fueron más que miedos infundados. Ramiro disfrutó muchísimo su etapa infantil y me alegro mucho de haber, finalmente, decidido escolarizarlo.

Por supuesto, apoyo y entiendo a todo aquel que decide practicar Homescholling (o educación en casa). Ni todos los colegios son iguales, ni todos los niños tienen las mismas necesidades. Los padres no tenemos una forma de criar perfecta, pero todos deseamos lo mejor para nuestros hijos. Para mí, la educación en casa es una alternativa igual de válida si los padres así lo deciden.

Empezar el colegio ¡menuda aventura!: Consejos y recomendaciones para esta nueva etapa

empezar el colegio

Durante el verano ¡fomentemos su autonomía!

Adiós al pañal ¡pero sin forzar!

Como seguramente ya sabes, los niños deben comenzar su etapa sin utilizar pañal. Lo ideal es, sin duda, que cada niño tenga sus propios ritmos también en el control de esfínteres y que puedan dejar el pañal de forma respetuosa.

En mi caso, mi mayor dejó el pañal el verano anterior a comenzar primero de infantil. Mi hija fue muy precoz ya que ella misma se lo quitó con tan solo dos años. En el caso de que no hubiera sido posible porque no estuvieran preparados, me habría planteado aplazar la incorporación al colegio un año más.

Nunca se debe forzar a los niños a algo para lo que no está preparados. Incentivar sí, pero nunca obligar.

Podemos hablar con ellos, preguntarles si les gustaría probar a estar sin pañal, utilizar cuentos y diferentes juegos y ver cómo reacciona. Quizás sea un buen momento porque los tres años es la edad en la que normalmente ya están preparados, pero no siempre es así. Cada niño tiene su propio ritmo, no lo olvidemos.

Si observamos que no están preparados, obligarlos solo les hará sentirse frustrado e incluso, podría retrasar aún más el proceso.

– Comer con cubiertos ¡todo un reto!

Tanto si los peques van a acudir a un comedor escolar como si no, los tres años es un momento estupendo para empezar a utilizar cubiertos. De la misma manera, es importante establecer unos horarios de comidas similares a los que tendrán en el colegio.

Podemos consultar en el colegio a qué hora toman el almuerzo de media mañana así como la comida si van a acudir al comedor escolar.

– Ropa cómoda: ¡quiero moverme libre!

Otra recomendación que me parece fundamental es vestir a nuestros hijos de forma adecuada. Con textiles transpirables y sobre todo, muy cómodos.

En el colegio van a correr, saltar, bailar, hacer gimnasia y sobre todo ¡van a jugar! Pensemos qué ropa nos podríamos nosotros para un día en el que no vamos a parar de movernos: calzado cómodo (deportivas), sudaderas con cremalleras (para que ellos mismos puedan ponérselas y quitárselas), pantalones que ellos puedan desabrochar o fajar fácilmente (cinturas con goma mejor que botones)…

Hay profesores que prefieren que los alumnos lleven los famosos “babies” y otros que no. En mi caso, mi mayor no lo utilizó y si puedo elegir con la pequeña, prefiero que tampoco. Los materiales que utilizan para los niños como por ejemplo ceras o témperas, están diseñadas para que se eliminen fácilmente con agua y a mi parecer los babies no son del todo cómodos, así que yo prefiero evitarlos.

No obstante, si el profesor o los papis prefieren que los niños y niñas sí los lleven, lo ideal es que abotonen por la parte de adelante para que ellos puedan ponérselo y quitárselo cómodamente.

– Higiene: fundamental

Enseñar a los niños y niñas a lavarse siempre las manos después de ir al baño o la cara después de comer no sólo es una cuestión de estética, sino que ayuda a los peques a instaurar hábitos de higiene saludable.

El lavado de los dientes, por supuesto, también es fundamental aunque no vayan a hacerlo en el colegio.

– ¡Hablemos mucho con ellos!

Podemos potenciar el desarrollo del lenguaje con nuestros hijos e hijas hablándoles de forma clara. Enseñándoles objetos y nombrándolos, leyéndolos y fomentando que ellos nos cuenten sus pensamientos, deseos…

Un buen desarrollo del lenguaje favorecerá su comunicación dentro del aula, tanto con sus compañeros como con su profesor o profesora. Aunque no hay que obsesionarse, mi hija ha acudido a la guardería este año y comenzó sin hablar absolutamente nada y las profesoras se entendían con ella sin ningún problema.

Insistimos de nuevo, fomentar sí, obligar no.

¿Cómo podemos prepararlos? Consejos y recomendaciones

empezar el colegio

Visitar el colegio antes de comenzar el curso les ayudará a familiarizarse con él y que todo no sea desconocido el primer día. Pasear cerca de la zona, comentarles  “mira, este será tu colegio cuando termine el verano” les ayudará a coger confianza e ir más tranquilos al comienzo del curso.

– De igual forma, también es buena idea hablarles de aspectos positivos en torno a esta nueva etapa: conocer nuevos amigos, actividades divertidas como pintar, manualidades, lectura… ¡y luego, llegar a casa y contar todo lo que han hecho a la familia!

– Una vez que sepamos el material que los niños llevarán, podemos prepararlo con mimo junto a ellos. De igual forma, si les dejamos elegir algunos de esos materiales como la mochila o el estuche, se sentirán parte activa del proceso. ¡Les encantará!

– Dormir las horas necesarias es fundamental para que los peques acudan al colegio descansados y activos. Es por ello que debemos garantizar su descanso nocturno estableciendo unas rutinas que incluyan como mínimo, diez horas de sueño. Si son doce, mejor.

Esto significa que si el colegio comienza a las 9 de la mañana, nuestros peques deberían estar durmiendo como muy tarde, a las 9 de la noche. Teniendo en cuenta que necesitaremos una hora al menos para desayunar, vestir, asear e ir al colegio.

Ir a las reuniones que los profesores programen es muy recomendable. En ellas se nos darán muchos datos sobre cómo funcionan el colegio, horarios, forma de trabajo en el aula y cómo podemos reforzar en casa los conocimientos que se van adquiriendo durante el curso.

Los profesores son unos estupendos guías sobres cómo se están adaptando nuestros hijos, posibles problemas que puedan surgir, necesidades… Al fin y al cabo, van a pasar cinco horas diarias codo con codo con nuestros peques.

Disfrutar el verano ¡y prepararnos para la aventura!

En resumen, los “no deberes” para este verano son disfrutar mucho y trabajar con nuestros peques su autonomía. Siempre sin forzar.

Visitar el colegio, hablarles a menudo de esta nueva etapa e implicarles de forma activa es otro punto fundamental de cara a la aventura de empezar el colegio.

En una segunda parte de este post, hablaremos de consejos estupendos una vez comenzado el curso. Siempre destinados a hacer de esta una etapa divertida, feliz en la que los peques disfruten a lo grande.

(Visited 61 times, 2 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.