Primeros juegos de mesa: 10 propuestas para niños a partir de 2 años

¿Sabes que existen juegos de mesa para los más peques de la casa? Yo no lo descubrí hasta que comenzamos a buscar juegos de mesa para mi hijo de seis años y descubrimos que hay un gran número de ellos en el mercado a los que se puede jugar desde los dos añitos de edad.

En casa somos grandes jugadores, tanto papá y mamá como los peques, ¡así que esto fue un gran descubrimiento! Por supuesto, hicimos nuestra lista de juegos de mesa para 2 años, igual que la tenemos para 6 años (que es la edad de mi hijo) y para mamá y papá. El primero que entró en casa es el famosísimo Mi primer frutal de Haba y es uno de los favoritos de mis hijos, porque las reglas son tan sencillas que pueden jugar juntos sin ayuda.

Woolfy es otro de los que elegimos a menudo cuando jugamos en familia. De él me apasiona su diseño y aunque es a partir de 5 añitos, mi hijo mayor a menudo juega con mi hija y la va guiando. Al ser un juego cooperativo, todos somos del mismo equipo, nos aconsejamos y trabajamos juntos por llegar a la meta.

En nuestra colección de juegos de mesa para niños también contamos con otros como el Catán Junior y La torre del Dragón (reseña próximamente en el blog) o el favorito de mi hijo mayor: La tarta de los monstruos.

Hoy en el blog, nos centramos en los primeros juegos de mesa, los que podemos jugar a partir de 2 años. Todos potencian aspectos como la concentración, la memoria y el lenguaje.

Juegos de mesa para niños de 2 años: 10 propuestas

1. Mi primer frutal (Haba)

El más famoso de los juegos de mesa para niños de 2 años es, sin duda, Mi primer frutal. Este es la versión simplificada del exitoso juego El frutal (para niños a partir de cuatro años).

Su éxito radica en la simplicidad del juego. El mecanismo es tan sencillo que los más peques pillarán rápido el modo de juego y disfrutarán a lo grande.

Se trata de un juego de mesa cooperativo y el objetivo del juego es recolectar toda la fruta antes de que el cuervo llegue al frutal. Para ello, debemos lanzar el dado por turnos y cada vez que lo hagamos el resultado podrá ser: un color, una cesta o la imagen del cuervo. Si nos aparece un color, debemos coger una fruta de ese mismo color y añadirla a nuestra colecta, si nos aparece el icono de la cesa, podemos elegir libremente qué fruta queremos salvar y si aparece la imagen del cuervo, este avanzará una ficha del camino.

El juego termina cuando o bien hemos recolectado toda la fruta antes de que el cuervo llegue al frutal o bien el cuervo llega al final del camino antes de que hayamos recolectado toda la fruta ¡y se la zampará!

Todas las piezas del juego están fabricadas en madera de óptima calidad y cartón resistente. Las partidas duran en torno a diez minutos y es un juego perfecto para estimular la motricidad fina, el juego libre y para que los niños aprendan mientras repasan conceptos como los colores o las formas y potencien el lenguaje.

Mi primer frutal de Haba es, como os decía, una apuesta segura para comenzar a jugar con nuestros hijos a juegos de mesa.

2. La princesa y el guisante: buenas noches (Haba)

Si por algo destacan los Juegos de mesa de Haba es por su diseño. Son sin duda de mis favoritos por sus colores, su calidad y por todos los valores que fomentan sus juegos.

La princesa y el guisante también es de Haba, al igual que Mi primer frutal. En este caso tenemos dos juegos en uno, uno de clasificación y otro de memoria, y a la protagonista de ambos es la princesa Pili.

Ya ha llegado la hora de dormir y Pili no consigue conciliar el sueño ¿será que necesita su vaso de agua? ¿su peluche? ¿o quizás es por el guisante que hay bajo su colchón? Podemos jugar libremente o con las dos propuestas que nos da el libro de instrucciones.

Un juego perfecto para que los peques asimilen la rutina de sueño y ayuden a la protagonista a descubrir la causa de su insomnio. Al igual que el primero, es cooperativo y las partidas son cortas para que los más peques no se cansen o pierdan interés.

3. Little cooperation (Djeco)

La marca Djeco es otra de las grandes en lo que a diseño y jugabilidad de juegos de mesa para niños se refiere. Little cooperation es una de sus más famosas apuestas y se trata de este juego de mesa cooperativo en el que deberemos trabajar juntos para que todos los animales llegue a salvo al iglú.

Un juego muy útil para favorecer la interacción de los adultos con los peques y pasarlo genial mientras guiamos a los divertidos animales a través del resbaladizo hielo.

Las partidas también son cortitas (como todos los juegos destinados a tan corta edad) y el diseño es precioso. Tanto los animalitos como las piezas y el dado están especialmente diseñados para que las pequeñas manitas puedan manipularlos cómodamente.

4. La abeja Adela (Haba)

 

Zzzzzz ¿Oyes las abejas? Adela y sus amigas necesitan ayuda para colocar las seis fichas de miel en su colmena.

Los peques se divertirán recolectando la miel entre todos y conseguir que las seis fichas de gotas de miel terminen en el tarro y así, ganar la partida.

Las partidas tienen una duración de cinco a diez minutos y como todos los anteriores, este es un juego cooperativo. Todos los jugadores trabajan para llegar juntos a la meta, sin competir.

5. Little circuit: Carreras de animalitos (Djeco)

Elije un animalito, colócate en la salida, tira el dado ¡y corre! Con Little circuit nos pondremos en forma realizando carreras de animalitos. El mecanismo de juego es lanzar el dado y avanzar por el tablero siguiendo el código de colores que nos indica ¡o retroceder! ¡es cuestión de suerte!

Otro gran juego de mesa para niños perfecto para los más peques ya que debido a sus sencillísimas reglas, los niños rápidamente pillarán el mecanismo y se divertirán avanzando por el tablero. Además, es un recurso estupendo para que los peques aprendan los colores y desarrollen el lenguaje.

¡Preparados, listos…. ya!

6. Vamos, vamos pingüino (Haba)

 

 

Volvemos a un escenario glacial para ¡alimentar a pingüinos con deliciosos pescados!

Las mamás pingüinos y sus pequeños bebés tienen mucha hambre. A lo lejos, en tierra firme, hay unos pescados que tienen una pinta deliciosa pero los bebés pingüinos ¡no saben nadar! ¿Cómo llegar a tierra firme y llenar su panza? Fácil, los pequeños bebés deberán saltar junto a sus mamás utilizando las rocas, tablones y maderas.

Con un precioso diseño los peques se divertirán mientras aprenden los números y a contar por el tablero. ¿Quién llegará primero a por los pescados? ¡Ñam!

7. Little action (Djeco)

 

La destreza es la reina de este juego que es una herramienta estupenda para que los niños se diviertan potenciando la destreza manual.

¡En la selva hay una fiesta! ¿Y sabéis qué? ¡Estamos todos invitados? ¿Qué te apetece hacer? Podemos construir una pirámide, atrapar, jugar a los bolos… ¡y también ganar medallas!

Un alocado juego cuyas partidas son aproximadamente de diez minutos y con el que seguro lo pasaremos en grande siguiendo los alocados retos.

En la misma línea que este, como juego de asociación, también destaca Little asociation animales. El objetivo en este es asociar a los animales con su hábitat y su alimento.

8. Loto estaciones (Djeco)

Me chiflan estos juegos en pack porque son ideales para cuando salimos de viaje. 16 fichas y 4 tableros con el que sumergirnos de lleno en las distintas estaciones del año.

Para jugar, colocaremos todas las fichas al revés y cada jugador deberá elegir un tablero. El objetivo es ir asociando los distintos elementos con sus estación del año.

Un juego de mesa para llevar fuera de casa gracias a su formato. El precio es muy económico y el diseño de las ilustraciones, precioso.

Una apuesta segura con la que además ayudaremos a los peques a entender y relacionar las diferentes estaciones del año.

9. Little Memo Animal escondido

¿Qué tal un juego de escondite para reforzar la memoria? Los peques deberán memorizar el lugar en el que está ubicado cada uno de los animalitos y cerrar los ojos. Después, es el turno del adulto que deberá esconder uno de los animales dentro de la cajita. El niño tendrá que analizar de nuevo la escena y averiguar qué animal es el que está escondido.

Incluye 9 animales distintos y 15 flores y hojas para ambientar. Este también es un juego muy práctico para llevar fuera de casa.

Las partidas giran en torno a 10 minutos.

10. Dominó sensorial texturas de alimentos y Dominó sensorial texturas de animales

Los dominós son un juego de los de siempre ¿verdad? A mí me encantaba jugar con mis abuelos.

En la actualidad, los dominós no solo siguen siendo un éxito sino que además, se han renovado.

Estos que os enseño aquí son una reciente novedad ¡Y son táctiles! Recién llegados a Mumuchu, tienen dos versiones: el de alimentos y el de animales.

Las piezas son reversibles y todas tienen formas y texturas temáticas similares a los animales y las frutas que emulan y para ello utilizan materiales como lija, goma eva, telas…

Es un juego súper novedoso perfecto para que los niños estimulen sus sentidos, fomente la discriminación táctil y potencien la percepción visual.

Una herramienta increíble en un juego de toda la vida pero totalmente renovado.

¡A jugar!

juegos de mesa para niños

Elijamos el que elijamos, lo más importante sin duda es sentarnos junto a nuestros hijos y disfrutar de ratitos de juego compartidos.

Los juegos de mesa para niños, además tienen numerosos beneficios para nuestros hijos: les ayuda a centrar la atención, a concentrarse, a potenciar aspectos tan importantes como el respeto de turnos, el trabajo en equipo, el lenguaje y la motivación.

¿Y tú? ¿Sabías que hay juegos de mesa para niños desde los dos añitos? ¿Con cuál te quedas tú? ¡Cuéntame! Yo, personalmente, creo que voy a apuntar el dominó táctil para estas navidades ¡Me ha encantado!

¡Felices juegos!

(Visited 2.389 times, 1 visits today)

1 Comment

  1. mariadelavillablog Dic 13, 2017 at 9:28 pm

    Unos juegos muy bonitos y que por su colorido seguro que atraen mucho a nuestros peques.

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.