In a Heartbeat: El corto sobre el amor homosexual entre dos niños que nos ha enamorado a todos

In a Heartbeat

Seis millones de visita en dos días se dice pronto, pero ¿qué tiene el corto In a Heartbeat que lo ha hecho viral?

Hace poco, mantuve la siguiente conversación con mi hijo de cinco años:

– El amor tiene muchas posibilidades, no sólo es entre un hombre y una mujer
– Lo sé mamá. También puede ser entre dos hombre, y entonces serían dos papás y entre dos mujeres, y entonces serían dos mamás.
– ¡Claro! Muy bien ¿quién te lo ha dicho?
– Nadie. Lo sé desde que estaba en tu barriga… desde que nací, ya lo sabía.

Nunca antes habíamos hablado de este tema en casa, simplemente porque no había surgido. Con cinco años, mi hijo mayor considera totalmente natural que esto es así, que existen muchas otras maneras de familia y amor aparte de la tradicional y lo siente como algo natural.

Sentí, entonces, que como padres, lo estamos haciendo bien. Por otro, vi más claro que nunca que la homofobia, así como el racismo, es algo que se adquiere. Ningún niño nace homófobo, racista, ni machista. Esto es un obvio.

In a Heartbeat: El corto sobre el amor homosexual entre dos niños que enamora a todos.

Dentro de la sección de cortometrajes infantiles y fotografía familiar, nunca había surgido el amor entre personas del mismo sexo. Es curioso que, todavía hoy, es muy difícil (por no decir imposible) encontrar películas, dibujos animados o material dirigido a niños donde se exprese claramente el amor homosexual como lo que es, algo totalmente natural.

No existen (todavía) princesas disney que se enamoren entre ellas, dibujos animados donde un hijo tenga dos padres, cuentos donde la historia con final feliz sea entre dos mamás… ¿Por qué? No tiene sentido.

Quizás es por ese vacío, que In a Heartbeat consiguió seis millones de visita en tan solo dos días. Quizás sea la revolución de mostrar dos niños del mismo sexo enamorándose.

Que esto tenga que denominarse revolución… manda narices.

Sherwyn y Jonatan, los dos protagonistas se enamoran de la forma que lo hacemos en  la adolescencia. Y con ellos, nos hemos enternecidos todos.

“Queremos dar un mensaje de amor y aceptación de uno mismo a todos los niños y jóvenes que tiene dificultades para identificarse como LGBTI” dicen los directores que han dado vida a In a Heartbeat.

La traducción, en español, es “en un latido”. Y es que el corazón de Sherwyn se sale de su pecho cuando ve a Jonatan. De forma literal. Una lucha por seguir el amor frente a los prejuicios.

Una lucha por seguir el amor frente a los prejuicios. 

En absolutamente imposible no enamorarse de esta historia.

Un proyecto crowfunding que ha superado todas las expectativas.

Este proyecto, que comenzó a bullir allá por el 2015, ha superado todas las expectativas. Después de un año y medio, ha visto la luz con un éxito atronador.

Aceptado en una decena de festivales, sus autores son dos estudiantes de animación en EEUU. Esteban Bravo y Beth David han sido los que han dado vida a estos dos felices y enamorados protagonistas en su proyecto de graduación.

In a heartbeat

 “Yo creo que cuando uno cuenta una historia, también debe sentirse identificado con ella. Beth y yo somos gays y sentimos que si contábamos la historia desde nuestro punto de vista, tendría más sentido para nosotros, sería más honesto y alcanzaría una dimensión mayor” explica Bravo al medio BBC Mundo.

Estos dos estudiantes, lanzaron en una plataforma de crowfunding, KickStartet, su proyecto para poder terminarlo. Pedían 3000 dólares para llevarlo a cabo. Consiguieron 14.000 $.

Cuando lo presentaron para su trabajo de fin de grado, se alzaron con el premio de oro del Jurado del Ringling College. Youtube, lo erige como uno de los cortos más visualizado en lo que llevamos de año. Los números no mienten.

Un inicio para el cambio.

A las polémicas, que por supuesto han surgido de quienes los acusan de promover la homosexualidad entre los menores, afirman:

“Cuando leo los comentarios que dicen que estamos promoviendo la homosexualidad, me pregunto si acaso una historias entre un hombre y una mujer promueve la heterosexualidad. Yo no me convertiría en heterosexual por ver una historia entre un hombre y una mujer. Por una sencilla razón. Uno es, uno no se convierte”.

No puedo estar más de acuerdo. Como madre, me parece absolutamente necesario trabajar en ese cambio, en la normalización, el respeto y la tolerancia.

:Me parece absolutamente necesario trabajar en ese cambio, en la normalización, el respeto y la tolerancia. 

Esteban Bravo es mexicano y afirma que, en su país, aún queda mucho camino por delante. Comenta que ser homosexual en México puede ser muy difícil de aceptar por el entorno y la sociedad en general. Por eso, él mismo no declaró su homosexualidad hasta hace solamente dos años.

In a heartbeat

Cartel promocional emulando la película “bajo las estrellas”.

 

In a hearbeat

Cartel promocional emulando la película Brokeback Mountain

“Beth y yo sabemos muy bien qué es lo que se siente al vivir con ese temor a tus sentimientos y a que todos los demás sepan. Al personaje lo vemos corriendo para huir, se esconde incluso en un basurero. En eso nosotros dos nos identificamos, porque era lo que hubiéramos hecho con nuestros sentimientos: los hubiéramos ocultado, hubiéramos corrido de ellos”, afirmó.

Ojalá In a heartbeat sea el principio de muchos amores gay en los dibujos y películas para niños. Ojalá, un corto mudo de mucho, mucho que hablar.

Posts relacionados

No hay comentarios

    Deja un comentario