Ceremonias con niños en verano: 7 consejos para disfrutar en familia

ceremonias con niños

El verano es sinónimo de buen tiempo, piscina, mucho más tiempo de ocio y vacaciones. Pero no sólo eso, también es una época en la que la familia y amigos se reúne en torno a ceremonias (bodas, por ejemplo) aprovechando el buen tiempo ¡y allá que nos vamos de cabeza con los peques!

Nosotros este verano tenemos eventos como ya tuvimos el año pasado que fuimos de boda. Os voy a pasar 7 consejos que a nosotros siempre nos funcionan para pasar un día estupendo, disfrutando y sin estrés ¡apuntad!

7 consejos para disfrutar este verano de ceremonias con niños

  1. Sin estrés.

    Es básico entender que los niños, niños son. Ningún peque del planeta (o casi) va a estar sentado todo el tiempo que dure la ceremonia o la comida.Los niños, igual que los adultos, quieren disfrutar y divertirse. Esto, probablemente, implique jugar con otros niños, no parar quieto mucho más de quince minutos (media hora los papás con más suerte, los mío seguramente no lleguen ni a cinco) y disfrutar al máximo el día de fiesta.

    Asumir el rol de ceremonias con hijos nos hará proyectar una visión realista y poder disfrutar. No verlo como un impedimento sino como una opción de disfrutar de un plan en familia que puede ser un día genial sólo adoptando unos cuantos tips.

  2. Ropa cómoda para niños.

    Nos encantar poner guapos a nuestro peques ¿a quién no? Están tan monos con sus vestidos de niña de fiesta o los conjuntos de pantaloncito corto con camisa ¿verdad? Importante, acordarnos que sea ropa que transpire para los calurosos días de verano, que no les roce y, especialmente, que sea cómoda y se sientan libres de correr y jugar libremente. (Recordemos el punto 1).Los bebés también pueden ir para comérselos con ropa especialmente pensada para ellos. Hay algunos modelos de vestidos de bebé niña que son preciosos y no son excesivamente pomposos, porque recordemos que aunque los bebés aún no tienen la actividad que tienen los niños más grandes, también necesitan estar cómodos. Los niños también pueden optar por conjuntos que sean frescos y no tengan botones o cremalleras que puedan apretarlos o rozar su delicada piel.

    En mi caso, he elegido un vestido de estampado paisaje para mi hija de dos años de la marca Mayoral, y para mi mayor, un conjunto de la misma marca de una camisa estamapada y un pantalón corto a juego. He aprovechado porque además, ahora mismo, tienen descuentos en su tienda online del 50%.

    Comodidad y estilo ¡no están reñidos!

  3. Involucrar a los niños.

    A los peques les encanta verse inmersos en todos los planes familiares, saber que se cuenta con ellos y que son partícipes.

    Algunas ideas: Antes de la ceremonia, ir contándoles en qué va a consistir la ceremonia, la ropa que llevarán, los familiares y los amigos con los que compartiremos ese día… El mismo día les hará muy felices que los adultos bailemos con ellos, les animemos a posar para fotografías, les presentemos a otros niños… Si son meros espectadores, el aburrimiento está asegurado.

  4. Descansar el día anterior.

    Si la ceremonia se celebra por la mañana, lo ideal es acostarse pronto la noche anterior. Creedme que esto lo he comprobado y es un punto importantísimo. Un niño con sueño es una bomba de relojería que no disfrutará él ni, probablemente, nos deje hacerlo a nosotros.

    Si la fiesta es por la tarde ¡una siestecita antes es una grandísima idea!

  5. Juguetes ¡siempre a mano!

    Para el ratito de la comida, la ceremonia en sí o cualquier momento que el niño pueda sentirse más aburrido, hay muchos juguetes que podemos llevar fácilmente en el bolso y nos serán de gran ayuda. La Magna Tab, por ejemplo, es un buen recurso, o uno de sus muñecos favoritos…

    Si, además, también nos llevamos juguetes que no ocupen demasiado (por ejemplo el Tomtect) con los que puedan jugar con otros niños ¡triunfará seguro!

  6. Un portabebés (ergonómico, por supuesto).

    Sobre todo si tenemos bebés, los portabebés son un indispensable. Es probable que en algún momento el peque quiera dormir o simplemente, escapar del tumulto junto a mamá o papá.

    Una bandolera o un tonga son un buen recurso porque se quitan y se ponen fácilmente, pero una mochila también está bien. Sea cual sea, recordad ¡que sea ergonómica!.

  7.  No olvidar.

    Siempre pueden surgir imprevistos y yo siempre agradezco ser previsora en ese sentido. A saber:

    – Antipiréticos: por si casualmente, toca ese mismo día ponerse malitos. Creerme, pasa.
    – Cambio de ropa: escapes de pipí o caca, tierra, manchas de comida… ¡son niños, ya sabéis!
    – Una muselina: por si se duermen, para cambiarlos el pañal, para sentarlos… ¡valen para todo!
    – Un kit de primeros auxilios: para posibles heriditas, picaduras de insectos…)

Planificación y ganas de disfrutar.

Con estos tips preparados de antemano, el día de la ceremonia sólo nos queda disfrutar. Es un día para reencontrarse con familia y amigos y disfrutar junto a los nuestros.

¡Ah! y hacer muchas fotos, que a todos nos encanta luego rememorar estos momentos después. ¡A pasarlo genial!

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario