Cajitas para guardar cuentos: sencillísimas de hacer y muy resultonas

cajitas para cuentos

A mí, que siempre me han dado alergia los trabajos manuales y que soy una negada total de DIY en general, me lancé a hacer las cajitas para cuentos que os voy a enseñar a continuación porque son muy sencillas de hacer y el resultado es muy bonito ¡y práctico!

Las podemos utilizar para guardar los libros de los peques, pinturas, plastilina y juguetes…

Materiales para hacer las cajitas para cuentos:

Los materiales son muy fáciles de encontrar y económicos, os cuento:

cajitas para cuentos

  • Cajitas de madera. Las mías son de frutas (de fresas, concretamente). Algunas son de las que consumimos en casa y el resto se las pedí a la dueña de mi frutería habitual que me las dio encantada. No son nada difíciles de encontrar.
  • Pinturas. Podéis encontrarlas en cualquier bazar o papelería, yo las utilicé acrílicas. Un consejo: si utilizamos colores oscuros, quedarán mejor y necesitaremos menos capas, lo sé por experiencia.
  • Washi tape o celo de colores para los amigos: También disponible en cualquier bazar o papelería, aunque no es obligatorio le da un toque más personal y bonito, cuál elegir ya va a gusto del consumidor.
  • Una brocha: Yo he utilizado una que tenía por casa, pero vamos, que vale cualquiera. La que yo usé me gustó porque el ancho abarca bastante y pintas la cajita en un periquete y queda muy buen resultado.Las brochas las encontramos en muchos sitios (bazares también, hipermercados, tiendas de pintura…)
  • Goma eva: La utilicé para el fondo de las cajitas, como algunas tienen grapas, para evitar que los niños pudieran hacerse daño al manipularlas y le da un toque muy bonito. Es un material barato que encontramos en papelerías y tienen una amplia gama de colores para combinar. Obvio, es opcional pero da un toque muy chulo.

Manos a la obra:

¡Y ya está! el proceso creo que os lo imagináis ya porque es ultra sencillo:

  • Vaciar la pintura en un cuenco para poder utilizarla cómodamente y pintar la caja con la brocha. Yo le di un par de capas e incluso tres a los colores que eran más claritos (como el naranja).
  • Mientras se seca la pintura, medir el fondo de las cajitas y cortar la goma eva dejando un poco de margen para que encaje bien y no quede muy apretada.
  • Una vez seca la cajita, decorar al gusto con el whasi tape. Luego, dárselas a los peques ¡se ilusionarán miuchísimo! Es más, pueden ayudar en el proceso de creación que como ya veis, es muy fácil.

El resultado:

Os voy a enseñar las nuestras, como veréis, algunas las utilizamos para guardar las pinturas, plastilina, distintos juegos, los cuentos…

cajitas para cuentos

cajitas para cuentos

cajitas para cuentos

cajitas para cuentos

cajitas para cuentos

cajitas para cuentos

cajitas para cuentos

Otras opciones:

También en ésta línea pero un poco más elaborada, la caja donde tenemos los cuentos que leemos con más frecuencia. La tenemos en el suelo al lado de la cama y también queda muy bonita.

En este caso, es una caja más resistente. La madera es bastante más fuerte que las anteriores y por ello, tuve que lijarla antes de pintar porque tenía astillas y un tacto muy tosco, pero el resultado bien merece la pena.

El proceso es muy similar al de las anteriores solo que en este caso no utilicé goma eva, porque al lijarla, quedo muy suave y en lugar de whasi tape, la decoré con pequeñas pinceladas aleatorias de distintos colores.

cajitas para cuentos

cajitas para cuentos

¿Qué os parecen las cajitas para cuentos? Resultonas ¿no? si os animáis a hacerlas, luego no olvidéis compartirlas por las redes sociales de Mamirami ¡me encantaría verlas!

(Visited 220 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.