La fórmula exacta para la maternidad

baby1

¿Existe una fórmula exacta para la maternidad?

No existe una receta exacta para hacer bizcochos. Hay quien lo hace con yogurt y quien prefiere leche, quien utiliza harina o quien lo prefiere sin gluten, los hay amantes del chocolate, o del plátano, quien se relame con los de naranja o quien prefiere siempre los de limón. En resumen, que hay tantas recetas de bizcocho como manos lo hacen.

Con la maternidad pasa exactamente lo mismo, he tardado en darme cuenta, pero ahora lo tengo claro.

He relajado mucho la postura radical que tenía en torno a la maternidad. He ido descubriendo a lo largo de mi bi-maternidad, de las mamás que me rodean, de nuevas amistades y al final de la experiencia, que al igual que con los bizcochos, no existe una fórmula perfecta
.

Me resulta tremendamente agotador y me escama la radicalidad de esto es negro o blanco y no hay gris. De los ataques de unas madres a otras, de los que repelen otras vivencias y de los que defienden a capa y espada sus pasos sin pensar que hay otras formas de bailar.

Me resultan agotadores los ataques y los que defienden sus pasos sin pensar que hay otras formas de bailar.

La lactancia

La lactancia materna es lo mejor, sí, y eso hay que decirlo muy muy alto.

Voy a seguir ayudando siempre que pueda a todas las madres que desean amamantar y necesiten ayuda. Así mismo, seguiré fomentando la lactancia y desterrando mitos, pero también he conseguido entender que hay madres que no quieren amamantar porque sencillamente para ellas es un suplicio.

Hay que informar de que es lo mejor, pero no hay que obligar ni juzgar. ¿No es mejor una madre feliz dando biberón, que una madre triste sufriendo porque se siente obligada a dar teta? 

El colecho

Está demostrado que el colecho es lo ideal, que ayuda a reducir la muerte súbita del lactante, ayuda a los niños a regular el sueño y a dormir mejor, pero no, esto tampoco es una fórmula mágica.

He conocido casos de padres que querían colechar y sus hijos estaban incómodos, no conseguían descansar, lloraban todo el tiempo… ¿qué pasa entonces? ¿se debe realizar un colecho forzado aunque nadie esté cómodo ni consiga descansar?

Obvio, nunca voy a defender métodos como el de Estivill, que lo considero un ataque terrible y una falta de respeto flagrante a los niños, eso lo tengo clarísimo, Tampoco soy partidaria de cambiar a los niños a su propia habitación demasiado pronto, pero es factible que el bebé duerma en una cuna al lado de la cama o el colecho flexible.

De nuevo, no existen fórmulas exactas.

BLW o purés

¿BLW o purés? Si me hubieran preguntado hace unos años, hubiera defendido sin duda el BLW a capa y espada.

Mi mayor apenas comió uno o dos purés, los odiaba, prácticamente desde que comenzó la alimentación complementaria comió trozos. Él solito con sus manos y siempre le gustó todo lo que caía en sus manos. Pero ¡ah! ¡llegó la pequeña! y todas mis ideas inamovibles sobre alimentación se desmoronaron.

[pullquote]Con mi hija pequeña, todas mis ideas inamovibles sobre alimentación se desmoronaron[/pullquote]

Mi hija odia los trozos, se atraganta fácilmente (ya nos hemos dado varios sustos) y cuesta una barbaridad que coma. Si por ella fuera, se alimentaría sólo de teta con sus 21 meses.

¿Escolarizar en casa o ir a la escuela?

Lo mismo para el tema de escolarizar o no.

Estaba convencida de que no iba a escolarizar a mis hijos hasta que decidí probar y mi mayor fue a la guardería primero y al colegio después.

Durante ese tiempo, se cruzaron dos profesoras inmejorables, empáticas, apasionadas de su trabajo y vi cómo disfruta con sus amigos todos los días, la pasión por aprender cosas nuevas y hacer fichas, proyectos y experimentar. Y de nuevo, me mordí la lengua.

¿Existe o no el TDAH?

También aprendí mucho a ser flexible cuando empecé a moverme en torno al tema de la hiperactividad y el TDAH. Mi mayor es un niño incombustible, muy nervioso que nunca para. Ni un segundo.

Necesita atención constante, la demanda y la exige. He sufrido mucho tiempo los comentarios de los que estaban a mi alrededor que me decían que era normal, que es un niño, que los suyos también son/eran así o que está muy mal educado, porque yo veo a mi hijo y sé que no, que no es normal.

Y lo sé porque me lo dice mi instinto de madre, porque lo veo claro y porque yo misma he buscado segundas y terceras opiniones que me han confirmado lo que yo ya sé, y no admito discusión con esto, sobre todo de gente ignorante que no tiene ni idea de lo que hablo, ni vive en mi casa, ni tiene ni idea de cómo crío a mis hijos y que sólo habla desde la más absoluta ignorancia.

Y sí,  alguna vez profundizaré sobre este tema en el Blog, pero ya os puedo decir que aunque yo no voy a tomar ninguna actitud especial en torno a esto por ahora, ni me planteo medicarlo, sí he conocido durante todo este tiempo muchísimos casos distintos de padres y madres que saben que algo no es normal en sus hijos, y como todos, buscan lo mejor para ellos.

Me cabrea mucho que exista gente que niega categóricamente que no existen niños extremadamente nerviosos, que requiere una atención constante, que son de alta demanda y que muchas veces agotan hasta la extenuidad, porque yo lo vivo diariamente y ellos seguramente no.

Cuestiones inamovibles

Hay puntos en los que me mantengo inamovible, soy totalmente defensora de que los niños hay que criarlos con apego, con cariño, empatía y respeto. Pero, salvo casos patológicos ¿que padre no va a utilizar esta premisa como bandera? ¡si es algo instintivo! La protección, la pasión y el amor por los hijos lo tenemos escrito en los genes, todos los padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Todos.

[pullquote]La protección y el amor por los hijos lo llevamos en los genes. Todos los padres queremos lo mejor para nuestros hijos.
[/pullquote]

¿Sabéis cuál son los únicos temas en el que no me apeo del burro? las vacunas y los partos respetados. Son derechos de los niño, tanto que alguien vele por su salud y sea lo suficientemente responsable para protegerlo de las enfermedades evitables, como proteger la forma de nacer para que sea la más respetada y natural para ellos, pero eso son letras para otro post.

En definitiva, pienso que el día que entendamos que lo que necesitamos es más tribu y más apoyo, más instinto y más confianza y menos críticas feroces y menos apuntar con el dedo, ése día, seremos realmente libres para criar en paz.

Es fácil afirmar que el bizcocho sólo queda bueno si se utiliza mantequilla y que las demás recetas no sirven.

Lo difícil es aceptar que hay muchas formas de cocinar.
Entender que cada horno es diferente, cada cocina e, incluso, cada cocinero y que lo verdaderamente importante, es cocinar con muchísimo cariño, utilizando las fórmulas que mejor se adapten a nosotros y sobre todo, no juzgar nunca.

(Visited 58 times, 1 visits today)

1 Comment

  1. Madre Maya Jul 12, 2016 at 1:42 pm

    ¡Un post genial! No necesita nada más

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.