De boda con niños, consejos para disfrutar de un día estupendo.

1

Nuestra experiencia

De boda con niños ¿es posible? ¡sí, claro que sí! Yo misma lo he comprobado recientemente y, la verdad, fue más sencillo de lo que inicialmente creí, los niños aguantaron muy bien y lo pasamos de lujo.

La boda fue por la mañana y llegamos con bastante margen puesto que mi hijo era el niño de los anillos, y claro, una gran tarea conlleva una gran responsabilidad, no sólo teníamos que llegar con un margen de tiempo aceptable, si no que, además, tenía que procurar que la ropa y el calzado se mantuviera de su color original, por lo menos, mientras durara la celebración.

En un principio pensé que el calzado no iba a resultar cómodo para él, puesto que la mayoría del tiempo mi hijo prefiere zapatillas deportivas, así que me llevé repuesto, por si acaso, así como ropa de recambio para los dos (por lo que pudiera pasar) y unas chaquetitas por si refrescaba a lo largo del día.

La novia eligió el modelo de mi mayor, así como el calzado, unas menorquinas blancas que luego, sin problema, podríamos seguir utilizando mientras el tiempo sea favorable y haga un poquito de calor todavía (lo que es el veroño), pero me dejó elegir la marca, así que no me lo pensé dos veces, había probado ya Pisamonas anteriormente y sé de sobra que su calzado está pensado para que sus pies vaya cómodos, además, el envío es gratis y si la talla no es la correcta te la cambian sin coste añadido, lo cual significa que me ahorraba ir de compras con un niño que no para quieto ni un segundo.

1

En ésta foto, podéis ver el conjunto, pantalón corto de tela y camisa de lino manda larga blanca a juego con las menorquinas, también llevaba un fajín del mismo color que el pantalón, pero en las fotos no se aprecia.

2

 

Para mi hija elegí un vestido de manga corta pero de tela gruesa, y, llevaba a mano unos leotardos de canalé, una chaquetita a juego que terminé utilizando por la tarde-noche que refrescó bastante durante el baile, el cual, fue al aire libre y zapatitos y cubre-pañal blancos.

El día fue estupendo. Mi hija lo pasó entre teta, dormir en brazos y algunos ratitos despierta y mi hijo mayor hizo muy buenas migas con el resto de los niños de la fiesta y le veía ir y venir corriendo, saltando y siempre con una sonrisa, él es muy sociable y eso facilita mucho las cosas.

Yo, por mi parte, me quité los tacones y la ropa de ceremonia en cuanto tuve oportunidad, primero, porque no me siento cómoda con ella, soy muy hippie en general, también para vestir, y segundo, porque aunque apañé el vestido para dar teta no era lo más cómodo del mundo; es extremadamente complicado encontrar modelitos de fiesta para dar el pecho, desde aquí hago un llamamiento a las marcas ¡las mamás lactantes también nos arreglamos!.

Disfruté, disfruté muchísimo. Tanto del día como de ver a los novios felices, de ver a mi mayor corriendo sin parar y riendo sin parar, y, sobre todo, de disfrutar un día de mis hijos, amigos y familia sin prisa, sin tener que cocinar ni limpiar, ni poner lavadoras… y es que por muy importante que sea la rutina, ¡qué bien sabe escaparse de ella de vez en cuando!

Trucos y consejos que nos fueron muy útiles

Al margen de lo que comentaba anteriormente, de llevar ropa y calzado cómodo así como ropa de repuesto y, en este caso, al ser en Septiembre, algunas prendas por si refrescaba, hubo varios trucos que llevamos a cabo con éxito:

La paciencia como bandera: Asumir que el rol de ir con hijos a una boda tiene que ser más relajado y calmado que si vas solo o en pareja, te ayudará a proyectar expectativas realistas y poder disfrutar. Si estás dando el pecho, mejor no beber alcohol, y si no, tampoco hay que pasarse, porque cuidar de niños o bebés si te pasas de copas será complicado (y peligroso) además de que al día siguiente ellos se levantarán con la misma que energía que siempre, no así tú.

Que los pequeños descansen el día anterior se me antoja fundamental, que hayan dormido sus horas habituales y no hacerlos madrugar excesivamente es muy importante, porque todos sabemos que un niño con falta de sueño es una bomba de relojería que puede explotar en cualquier momento ¿o no?

Tener a mano una mochila con sus juguetes favoritos: Preparar con anterioridad una pequeña mochila con juguetes y tenerla a mano durante todo el día. Si la boda, por ejemplo, es al aire libre, una pelota es una buena idea, así podrá compartirla con otros niños. Para los más peques, sus juguetes favoritos no pueden olvidarse, nos darán una tregua mientras estamos a la mesa.

No olvides una muselina: Es probable que a lo largo del día, tu peque quiera, quizás, dormir un ratito para recuperar energías y desconectar un poco del tumulto y el excesivo torrente de estimulación, por ello, una muselina es estupenda para que puedan echar una cabezadita en el césped, o para arroparlos en el carrito, o si se duermen en tus brazos para amortiguar los ruidos, música…

Hacerlos partícipes: Bailar con tus hijos, animarle para que se ponga en las fotos, explicarle las diferentes etapas de la boda, presentarlo a los otros niños… les hará sentirse parte integrante de la misma y le hará disfrutar como tal, y no se sentirá como un mero espectador condenado al aburrimiento.

Una mochila ergonómica puede ser muy útil si tenemos bebés, pues es una forma estupenda de que tu hijo descanse cerquita de mamá o papá, sentirse protegido (porque no olvidemos que para ellos el ruido y la salida de las rutinas puede ser muy estresante) mientras tú comes tranquilamente, bailas, das un paseo por la zona…

En resumen

Ir de boda con niños no sólo es una opción posible, sino que puede resultar muy gratificante tanto para los adultos como para los peques si lo preparamos bien, aprovechemos el día para disfrutar, tanto de la ceremonia, como de pasar el día junto a nuestros peques, amigos y familiares.

(Visited 48 times, 1 visits today)

2 Comments

  1. mamirecientecuenta Oct 8, 2015 at 7:57 am

    Claro que es posible!!! Yo me llevé a la peque de boda con 3 meses y fueron dos días estupendos (pasamos el finde fuera gracias a la boda). Eso sí, los tips que has dado son fundamentales con niños, sobre todo lo de los juguetes, la mochila de porteo, la muselina y hacerlos partícipes.

    yo me sumo a tu llamamiento para esas marcas que las mamis lactantes necesitamos también ir guapas, pero poder sacar la teti en todo momento sin problema! jejejeje.

    Saludos

    Reply
  2. Inés Ene 17, 2016 at 9:16 pm

    Sí que es posible e incluso podemos disfrutarlo mucho. La pasada primavera nos tocó ir de boda con los dos, el nene con 5 y la pequeña ya tenía 2 añitos y aún lactaba, duró 6 meses más. Lo que no soporto es ponerlas con lazorros y vestidos que me parecen incómodos y poco apropiados para una niña. Ese día elegí un vestido blanco con un pollito, súper divertido de Flamenkababy, tienen tienda online http://www.deflamenkababy.com y súper contentas.

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.