10 consejos que una madre no necesita

consejos

Tanto en mi primera maternidad como ahora que estoy a punto de convertirme en madre de nuevo, he recibido una serie de consejos (y/o afirmaciones o deseos) muy similares en las dos ocasiones (osea, que la gente no se renueva) y que me han resultado tan soporíferos como vacíos, sobre todo ahora que cuento con la experiencia que me da mi primer hijo.

1. Que sea una horita corta:

Ya hablé de esta afirmación, en teoría inofensiva, pero tan extendida, hace tiempo (aquí podéis leerla). Queridas vecinas, familiares varios y aburridos en la cola de la frutería, lo de intentar acojonar a la madre en sus días previas al parto ¿a qué obedece? no mola nada.

Alternativa: Disfruta tu parto que es un momento inigualable y que no olvidarás nunca.

2. El niño/a tiene que dormir en su habitación:

Familiares, amigos y pediatras que no pegan ojo por la noche pensando que tu hijo (hijos) duerme en tu misma habitación y que cuando se case seguirá ahí, junto con su pareja, niños, un perro y dos gatos… Pues os voy a quitar un peso de encima ¡sorpresa! ¡no nos importa! podéis dormir tranquilos, porque yo lo hago divinamente.

Alternativa: Hay tantas formas de dormir como familias, hazlo como quieras y no te compliques.

3. La teta ya no alimenta/no es suficiente/tu leche es agua y consejos varios en esa línea:

Del mito de tu leche es agua ya hemos hablado en el Blog, y siguen el mismo rigor científico que el resto de mitos similares, osea, ninguno. Tu leche es buena, alimenta a los dos meses y a los dos años, es suficiente y la mejor opción para tu bebé.

Alternativa: Si quieres dar el pecho, ¡dalo!, es la mejor opción para tu hijo ¿y si necesitas ayuda? ¡está inventado! busca una asesora de lactancia y fuera dudas.

¿Y si quiero dar biberón? pues ármate de paciencia también y asegúrate unos buenos tapones, te van a criticar hagas lo que hagas, así que lo mejor es no hacer ni caso. Ya lo dije hace tiempo, la guerra entre la lactancia y el biberón es absurda e innecesaria..

 4. Déjalo llorar, es bueno y si no lo vas a malcriar:

Por increíble que parezca, ésta afirmación se sigue escuchando de forma habitual entre los círculos más cercanos a una madre (o los que se “auto-acercan“).

A veces, dicho enunciado hecho de forma contundente hace tambalear la confianza de los padres que se sienten mal por coger a su hijo en brazos cuando está llorando, pero esto es lo normal, lo natural e instintivo. ¿se puede malcriar a un hijo por darle muchos brazos, atención y cariño? radicalmente no, es absurdo pensar en dicha afirmación, igual que no se puede malcriar a tu pareja o a una amiga por darle muchos abrazos.

Alternativa: El cariño no malcría, todo lo contrario; coge a tu hijo en brazos siempre que quieras y por el tiempo que quieras, es buenísimo para los dos. Ese sí que es un valioso consejo.

5. Ya es hora de llevarlo a la guardería / colegio:

O a lo mejor no, a lo mejor mi hijo no está aún preparado para abandonar el nido familiar y no me planteo dicha opción, alomejor prefiero dejarle con un familiar o incluso quedarme yo con él o hacer mil piruetas con mis horarios laborales (si la ridícula ley de conciliación de este país te lo permite) para no tener que llevarlo a una guardería o a un colegio hasta que yo considere. También existe la posibilidad de que quiera educar a mi hijo en casa y es una opción tan válida como la de acudir a un centro escolar.

Dentro de éste punto, también existe la cara B, la de ¿tan pronto le vas a llegar a la guardería / colegio? pobrecito, qué penita… y el niño está tan contento y tan feliz de salir por unas horas de las cuatro paredes de su casa y compartir vivencias y experiencias con otros compañeros de su edad.

Alternativa: Una frase que apoye sea cual sea la decisión de los padres, enunciada con una sonrisa, es la mejor alternativa. Recuerda, no es a ti (vecina cotilla) a la que van a llevar o no a la guardería / colegio, así que relájate, que no te van a poner a pintar con los dedos.

6.  El Baby Led Weaning es una guarrería y una locura, además, vas a conseguir que se atragante tu hijo.

¿Os imagináis a una madre que quiera que su hijo se atragante? no ¿verdad?, pues relajaos, que todas las familias que optan por este tipo de alimentación lo hacen de forma concienciada y segura, informada y preparan platos que su hijo puede comer solito sin problema, y sobre todo, os aseguro que ninguna de ellas quiere estar oyendo constantemente reproches y críticas a su decisión.

Alternativa: Qué buenos mofletes tiene este niño, qué guapo está, se nota que come estupendamente. ¡Ea! y queda una como una reina.

7.  Tu hijo no tiene límites, es un desobediente, ya verás cuando crezca ya…

Me sorprende que haya una parte de la sociedad que vea a los niños como pequeños adultos, que no deben moverse mucho, ni hablar muy alto, no tocar nada y contestar a todo con un “sí, mi general”… en numerosas ocasiones me pregunto qué clases de niños conocen aquellos que catalogan constantemente a los niños como “hiperactivos”. Los niños son niños, aquí y en la China, y tienen que mancharse, correr, gritar, enfadarse, protestar, saltar, experimentar… vivir.

Yo no crío a mi hijo para reprimir sus instintos ni para que sean como mini adultos y que no puedan mancharse en el parque por miedo a si le van a a reñir… tiene toda la vida para ser adulto y un tiempo muy reducido para ser niño, es el momento de serlo y disfrutar y eso no quiere decir que no tenga límites o que no me preocupe por su educación, significa que no voy a sentarlo en un sofá o en una silla y a enseñarlo a no molestar sólo porque una parte de la sociedad se haya olvidado de que en algún momento ellos también fueron niños.

Alternativa: Déjale que se divierta, no te preocupes, no me molesta, soy un adulto y no estoy amargado. Entiendo lo que significa ser niño y no pretendo que los niños se comporten como adultos.

8. ¿Aún con pañal? deberías quitárselo ya (aprovechando el buen tiempo):

Cuando hablé en mi blog sobre la “no prisa” de dejar el pañal, muchas mamás escribieron aliviadas al entender que ni existe una edad fija ni una temporada ideal para quitar el pañal a nuestros hijos, de hecho, esta afirmación es incorrecta, porque no “tenemos que quitarle el pañal a nuestros hijos” más bien, ellos deben decidir dejar el pañal cuando estén preparados. Por ello, queridos adultos nerviosos y estresados por este tema, relajaos, no vamos a llevar los pañales sucios a vuestra casa ni os vamos a pedir que le limpiéis el culo a nuestros hijos, soltad lastre.

Alternativa: Simplemente, mejor no opinar, así de sencillo (de nada).

9. Esos fulares y mochilas te van a destrozar la espalda y al niño no se le ve nada cómodo ahí.

Pues qué queréis que os diga, para no ir cómodo, mi hijo ha preferido siempre ir porteado que en la silla, de hecho, a sus 3 años y medios seguimos porteando (gracias a nuestra Tula) y nunca le he oído quejarse, todo lo contrario, y, por cierto, ni su padre ni yo tenemos lesiones de espalda ni hemos criado joroba, que yo sepa.

Los beneficios del porteo están de sobra demostrados y al alcance de google para todo que el se quiera informar. En mi caso, siempre he dicho que el porteo es uno de los grandes regalos de la maternidad.

¡Importante! Porteo ergonómico siempre (¡no más colgonas!) ¡muy importante!

Alternativa: Me encanta cuando porteando, alguien te mira, sonríe y le dice a tu hijo “qué agustito vas ahí ¿verdad?” Eso es una sonrisa para la madre también, seguro :).

10. Enséñale a dar besos a este niño, porque se va a hacer un antisocial.

Existe una especie de obligación para con los niños que exige que un menor tiene que dar besos y contestar a todo lo que le pregunten los adultos aunque no le apetezca ni lo más mínimo.Y no.

Soy de la creencia firme de que no hay que obligar nunca a los niños a dar besos ni a mantener relaciones sociales si no les apetece (ya hablé de ello aquí) y, por lo tanto, no pretenda que obligue a mi hijo a darle un beso ni le diga que es un “rancio o un antipático” porque no quiera, simplemente, cumplir con sus expectativas de “niño bueno”, a los niños, igual que a los adultos, hay que ganárselos.

Alternativa: Pepito ¿me das un besito? ¿no? pues no te preocupes, a mí a veces tampoco me apetece, quizás otro día, y acto seguido, sonría ampliamente.

En resumen, creo que si no vas a dar consejos para reforzar una conducta, para dar confianza a una madre o para animarla en su maternidad, mejor no decir nada.

[pullquote]Si no vas dar consejos para dar confianza a una madre o para animarla, mejor no decir nada[/pullquote]

(Visited 72 times, 1 visits today)

3 Comments

  1. Pequeño Rockanroll Tienda May 24, 2015 at 3:20 pm

    La verdad es que la gente tiene la costumbre de dar un montón de consejos que nadie ha pedido ¡qué pesadez! Nada, a palabras necias oídos muy sordos. Un beso!

    Reply
  2. mamirecientecuenta Ene 29, 2016 at 11:13 am

    Que grandes malos consejos. He oído casi todos y a todos les he contestado. No entiendo ese afán por dar consejos inútiles, desgastados y sobre todo que nadie ha pedido a una madre, sea o no primeriza. Parece que siempre estamos en el ojo de mira, que pesadilla!!!!
    Besos

    Reply
  3. Rut Cea Mar 6, 2017 at 11:52 pm

    A mi me tienen frita con lo de la guardería… Llévale que allí le quitan el pañal, llévale porque está tardando mucho en hablar y allí ya verás como le obligan, llévale porque así está con otros niños y socializa…
    Vamos a ver, yo quiero pasar esas etapas y enseñarle yo, cada niño tiene un ritmo de aprendizaje, mi niño tiene a sus primos, a los nenes de mis amigas… socializa de sobra, da besos cuando le apetece y además son los que mejor saben porque le salen del alma, y sobre todo, da guerra porque es feliz y porque le gusta estar activo, también sabe estar tranquilo, es un niño, no un mueble.

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.