Milk sense, un producto que seguro no necesitas.

medidorlactancia

 

Que un producto nuevo se presente como maravilloso e innovador, ideado para facilitarte la vida a menudo resulta ser un producto trampa, y éste es el caso de Milk Sense.

¿Qué es Milk Sense? ¿qué es este aparato que parece traído del futuro? pues nada más y nada menos que un monitor que tiene como objetivo medir en ml la leche que te sale de las tetas, así, tal cual.

¡Qué buena idea! pensará quizás el lector, por fin un aparatito que nos diga con exactitud la leche que nuestro bebé ha tomado, para poder volver a los viejos y terribles mitos de “tener o no suficiente leche” o al “se quedará o no con hambre”. Señores y señoras, este es un aparato del diablo.

Imagínense a su retoño llorando y que usted, antes de hacer caso a su instinto de cogerlo y ponerlo al pecho (que sería lo natural) tener que decirle “hijo, espera, que tengo que coger el milk sense para calcular cuánta leche tengo ahora antes de que te pongas a comer” y el niño, encantado, claro, de que en lugar de en su boca, la madre introduzca sus pechos en este cacharro. Y nada más terminar de mamar, corriendo otra vez a meter los pechos en este aparatito, para ver que ¡oh! ha tomado 70 ml ¿Será mucho? ¿será poco? ¿debería llamar a su pediatra? me parece poco, ummmm, no sé, ¿cuánto será lo normal? porque la hija de la del quinto tiene la misma edad que el mío y toma 90 ml fijos en cada toma, pero claro eso es leche artificial ¿será lo mismo la leche materna? no sé, no sé, me voy a acercar al pediatra, a ver qué me dice, porque no me quedo tranquila… o a la farmacia, a ver si le doy lso 20 ml extras que le faltan con un biberón, porque así me quedo tranquila…

Así se hace dinero, a costa del “así me quedo tranquila”, en lugar de dedicarnos a fomentar el pilar fundamental de la lactancia, que es convencer de una vez a todas las madres de que su leche es perfecta para su hijo, de que su leche no caduca, no se vuelve agua, no es mala (y nunca lo será), de que su leche alimenta (no lo dudes), y convencerla de una vez de que tiene que confiar en sí misma; en lugar de esto, vamos a hacerla dudar más, vamos a meter un producto en medio de un acto tan natural como la lactancia, vamos a poner una barrera más entre madre e hijo y vamos a minar, una vez más, su naturaleza más mamífera.

En su página web, entre otras cosas, recitan lo siguiente: “Te permite realizar un seguimiento de la alimentación día a día, hora a hora”, osea, tenga siempre un bolígrafo y papel a mano y sea usted una esclava de nuestro producto. Otra de sus “maravillas” “incluye una balanza portátil para facilitar su uso en cualquier lugar” o sea, tomando un café con una amiga, a su hijo le entra hambre, y usted saca su monitor, se saca su teta, la mete dentro y que comience el espectáculo…

Y no voy a entrar ya en el hecho de utilizar un producto electrónico de forma asidua en tu pecho, pero sinceramente, dudo que sea inocuo, de hecho, en su web no he leído esa palabra en ningún momento.

Mujeres, madres y amamantadoras, no necesitáis productos que os digan que lo estáis haciendo bien, porque simplemente, ya lo estáis haciendo bien. No necesitáis un monitor que os calcule los ml que tenéis en cada teta, es absurdo, sólo servirá para crear y acrecentar vuestras dudas en un mecanismo tan robusto como es la lactancia materna, no necesitamos que constantemente nos hagan creer que necesitamos “ayuda” exterior para ser madres, porque sabemos ser madres, lo llevamos en los genes.

Si deseáis saber si vuestro hijo está tomando suficiente leche (por quedarte tranquila), hay otras formas naturales de hacerlo (como el cálculo de pañales mojados), ponte en contacto con una asesora de lactancia, pero nunca, nunca, os dejéis llevar por estos productos diseñados para hacerte dudar y desconfiar de ti misma.

(Visited 102 times, 1 visits today)

2 Comments

  1. planeandoserpadres Nov 3, 2014 at 10:31 am

    Como primeriza he pasado por este temor a no tener suficiente leche y no saber lo que comía mi bichilla, pero la desconfianza en mis posibilidades no llegó a tanto como para obsesionarme con medir la cantidad de leche. Supongo que dependiendo de lo temerosa que sea cada mamá, algunas descansarán más tranquilas si pueden tenerlo todo medido y bajo control.

    Reply
    1. Elena Nov 5, 2014 at 10:08 am

      En cierto modo, a mi parecer, eso es lo que nos quieren vender, pero la realidad es que lo que venden es intraquilidad y el tener que estar dependiendo emocionalmente de un aparato para tu tranquilidad, las que damos pecho, sabemos que muchas veces el niño quizás no necesita tanto alimento como consuelo, otras al revés… en fin, creo que es más complicado e intrincado que simplemente alimentar, pesarte la teta y respirar aliviada… ¡Un besote :)!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.