Dejar el pañal de forma respetuosa: Parte II. Nuestra experiencia.

adiospanal_600x399

Tal y como ya expuse en la primera parte (Dejar el pañal de forma respetuosa: Parte I, que podéis leer aquí, la retirada del pañal no depende de tópicos tales como el buen tiempo o la llegada de edad concreta, si no que como todos los demás procesos evolutivos llega con el tiempo y la madurez individual de cada niño. Nuestro caso, no ha sido una excepción.

Como nadie nace sabiendo y, no nos engañemos, el pañal es auténtico rollo y la presión social es muy grande en torno a este tema, con 18 meses me aventuré a presentarle a mi hijo el orinal con un éxito de un sólo pis en él antes la novedad y de ahí, pasó a formar parte del resto de juguetes, servía de barca para los muñecos, de asiento para ver los dibujos o de sombrero… pero nada más.

Pasados los dos años, concretamente alrededor de los 26 meses lo intentamos de nuevo, utilicé el método de quitarle el pañal mientras estábamos en casa, pero esta nueva intentona duró menos de una semana. Mi hijo se sentía mal cuando se le escapa el pis o la caca, aunque nosotros no le reñíamos, podía notar su frustracción ante aquella sensación resbalando por sus piernas sin que él lo pudiera controlar.

Siempre he tenido una idea fija en torno a todos los procesos que hemos ido atravesando mi hijo y yo en torno a su camino de hacerse grande, si hay lágrimas de por medio, algo no estamos haciendo bien.

[pullquote]Si hay lágrimas de por medio, algo no estamos haciendo bien[/pullquote]

¿Cuándo llegó el momento en el que supimos que podíamos decir adiós por fin al pañal? Pues tal y como esperábamos, llegó a su tiempo, cuando mental y fisiológicamente mi hijo estaba preparado y las señales se dejaron ver solas:

Comenzó a quitarse el pañal él mismo para ir al baño.

Me pedía que no se lo pusiera: “pañal no mamá, ya soy gande gande”.

– Aunque varias veces aún se le escapa, él mismo avisaba, “me estoy haciendo pis”. Lo cual era claro, sabía qué significaba y era consciente de lo que ocurría.

En la guardería, su profesora (a la que como ya comenté en el post dedicado a nuestra experiencia en la guardería) nunca les imponía, ni les reñía ni les adoctrinaba en torno a este tema (ni a ninguno), simplemente les dejaba total libertad para ir al baño y un día me dijo: “no le traigas más pañales, que ya no le hacen falta”.

No podría hablar de un día concreto ni siquiera, de una edad concreta, porque todo llegó de forma tan natural que no fue un momento fijo, si no un proceso evolutivo.

Aproximadamente, podría hablar de los 32 a los 36 meses, pero no me gusta dar fechas concretas, pues con ello sólo alimentamos las prisas y las ganas de poner un objetivo máximo o mínimo, y cada niño lleva su propia evolución.

[pullquote]No podría hablar de un día concreto, ni siquiera de una edad concreta, porque todo llegó de forma tan natural que no fue un momento fijo, si no un proceso evolutivo. [/pullquote]

Cuando ya no utilizaba pañal durante el día, aún continué poniéndoselo en la siesta y por la noche pensando que el fin total del pañal aún quedaba lejos, pues soy consciente de que es perfectamente normal que los pequeños no controlen esfínteres durante el sueño hasta los 5 ó 6 años, incluso más, aunque no fue nuestro caso.

Durante dos semanas observé que los pañales de la siesta salían completamente secos, y me decidí a quitárselo también durante los sueños diurnos, y el resultado fue un sólo escape hasta la fecha.

A día de hoy, con los 3 años recién cumplidos, acabamos de decir adiós al pañal de forma definitiva después de estar utilizando el mismo pañal por la noche dos semanas, y de momento, con cero escapes. Y os prometo que no he hecho nada al respecto, no le he ido comentado que había llegado “el momento” de quitarlo por la noche, ni le he advertido que “ya eres grande para usar pañal por la noche” ni le he dado ninguna importancia a seguir utilizándolo, pues como comentaba, pensaba que la retirada nocturna tardaría mucho más.

Nuestra experiencia, como véis, ha estado marcada por la misma tónica en esta aventura que es crecer junto a tu cachorro: todo llega a su tiempo, forzar no es el camino.

[pullquote]Todo llega a su tiempo, forzar no es el camino[/pullquote]

Aún me queda una tercera parte que presentaros sobre este tema, con datos y estudios que reflejan la importancia de esperar el momento adecuado, cómo reconocerlo, por qué no forzar y las posibles consecuncias de hacerlo y toda la información de la que me he rodeado para afrontar este capítulo de acompañamiento en el crecimiento de mi hijo, muy pronto.

¿Cuál ha sido vuestra experiencia en la retirada del pañal? ¿Estáis en ello? ¿Cómo lo habéis afrontado? ¡Como siempre, os escucho!

 

 

(Visited 221 times, 1 visits today)

5 Comments

  1. Cuestión de madres Oct 1, 2014 at 4:31 pm

    2 pañales diurnos he quitado yo y el nocturno va para largo. Un poco antes de los 2 años empezaron a dar señales de controlar el tema pipí y al poquito de cumplir los 2 años se los quité y controlado desde el principio… algún que otro escape pero bien… sin lloros ni pataletas… eso sí… al mayor le daba miedo eso de hacer caca en el wáter y siempre siempre se le escapaba pero terminó perdiendo ese miedo… fue más o menos como tu experiencia… y mi sobrino al ver a sus primos sin pañal se lo ha quitado a los 22 meses porque ya “era mayor como sus primos”…

    Reply
    1. Elena Nov 5, 2014 at 10:31 am

      Si es que no hay nada como dejarles seguir su propio ritmo :), mi peque aún se le escapa por las noches algunas veces, pero poco a poco van madurando, el truco en maternidad creo que es siempre el mismo, dejarlos crecer a su ritmo 🙂 Enhorabuena por esos dos pañales dirunos, verás que cuando menos cuenta te des está todo hecho, crecen taaaaan rápido ¡Besotes!

      Reply
  2. itzairene Oct 1, 2014 at 4:34 pm

    Hola! Nosotras (mi hija y yo) estamos en este proceso de dejar el pañal. Ya llevamos 3 semanas sin ellos y salvo “accidentes” muy puntuales que implican un lugar y servicio sanitario fuera de los habituales, todo ha sido muy fácil. Aunque llevamos el mismo tiempo amaneciendo con el pañal totalmente seco, todavía no me animo a acostarla en las noches sin él; como todavía colechamos la perspectiva de atender contingencias en la madrugada se me hace difícil :S

    Reply
    1. Elena Nov 5, 2014 at 10:33 am

      Enhorabuena por esas tres semanas 🙂 no hay nada como dejarles seguir su propio ritmo, ese es el único truco de verdad en maternidad, al menos así lo veo yo. El de por la noche pues ya lo irás viendo, el mío ha tenido tres escapes en estos últimos meses, pero son riesgos que corres, él no quiere que se lo ponga de ninguna manera ya, así que poco a poco ellos van guiándonos a nosotras ¡Un beso!

      Reply
  3. Fina La Endorfina Nov 8, 2014 at 8:32 am

    Me ha encantado el post… Estoy hasta el toto de que me den la paliza con que si Óscar es mayor y bla bla… Yo no le veo preparado, y tenemos todo un año por delante! Qué cansinaca es la gente…
    un besote!!

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.