Placentofagia: Comer la placenta después del parto.

5134e816b93795570f000000_3_34-1362436247

La placentofagia, o lo que es lo mismo, comer tu propia placenta, puede que a priori no sea un término conocido y que, además, resulte en sí mismo un acto que ofrezca cierta repulsión, pero, a pesar de que es una costumbre poco conocida, tiene muchas ventajas y es una idea de lo más natural.

Este acto de alimentarse de la propia placenta es instintivo entre la inmensa mayoría de los mamíferos y los estudios recientes afirman que el objetivo no es tanto alejar a los potenciales depredadores, si no más bien, acelerar la recuperación de la hembra y abastecerse de leche para las crías.

Entre los humanos, esta costumbre se ha ido acrecentando poco a poco y aunque hoy en día aún ese considera, como poco, una extravagancia, cada vez son más las mamás que deciden ingerirla y cada vez más profesionales los que hablan de los beneficios de la placentofagia.

¿Beneficios? ¿Cuáles?

El Doctor Sergio Sánchez Suárez, director del Centro Canario de Investigación Perinatal, ya afirmó en 2003 en una conferencia denominada “Vitamina K, maternidad y placenta” que comerse la placenta tras el parto conlleva múltiples beneficios, entre ellos, estimular la lactancia y prevenir riesgos de hemorragias [pullquote]comerse la placenta tras el parto conlleva múltiples beneficios, entre ellos, estimular la lactancia y prevenir riesgos de hemorragias.[/pullquote]

Así mismo, estudios realizados hasta el momento hablan de la existencia de otros beneficios aparte de los anteriormente mencionados, tales como:

– Al igual que la lactancia, ayudar a contraer el útero y recuperar su tamaño original.

Balancer los niveles hormonales.

Aportar vitaminas, hierro y minerales.

Ayuda a cicatrizar las heridas derivadas del parto.

– Gracias a su gran aporte de de lactógeno placentario, ayuda a la producción de leche.

– Ayudar a prevenir la depresión post-parto.

Restaurar la energía tras es esfuerzo del parto gracias a la progesterona, estrógeno, vitaminas y minerales que contiene.

Así mismo, se cree que también podría ayudar con la impotencia y la infertilidad.

¿Cómo cocinar la placenta?

Aunque, a poco que busquemos un poco en el dios Google, uno puede encontrar recetas concretas hechas con placenta humana tales como la Placenta picante australiana o la placenta con brécol, dentro de la no muy habitual práctica de la placentogafia, las recetas que más se cocinan son el batido de placenta y/o el encapsulamiento de la misma.

[pullquote]Las recetas que más se cocinan son el batido de placenta y/o el encapsulamiento de la misma.[/pullquote]

8840462

Para los que se sientan con ganas de algo fresquito tras el parto, está la opción de tomarla en batido es ideal. Os recomiendo visitar la web Placentera, ahí podréis ver diferentes recetas, pero ya os adelanto que admite múltiples ingredientes y que sólo hay que agregar dos o tres trozos de placenta fresca  del tamaño de una nuez después de haber limpiado y cortado los lóbulos, las venas y los ligamentos. ¡Buen provecho!

Si la opción de consumir la placenta al plato o en batido no termina de abrirle el apetito pero no se quiere perder los cuantiosos beneficios que la placentofagia le ofrece, quizás en encapsulamiento de la misma le parezca la opción ideal.

cord keepsake with pills_2-5-13_0
Fuente de la imagen: eelgoodplacenta.com

Navegando por las redes he conocido a Marina y su blog Bebéagogo. En su blog, entre otras muchas cosas maravillosas, podréis encontrar un tutorial paso a paso sobre cómo encapsular tu propia placenta.

Os transcribo tal cual está en su blog el DIY:

1. Poner la placenta debajo del agua hasta conseguir que pierda el exceso de sangre.

Fuente de la imagen: www.bebeagogo.com
Fuente de la imagen: www.bebeagogo.com

2. Se corta el cordón umbilical por la base, se envuelve la placenta en su propia membrana y se prepara para cocinarla al vapor.

dos-mitades
Fuente de la imagen: www.bebeagogo.com
cazuela1
Fuente de la imagen: www.bebeagogo.com

 3. Una vez cocinada, su color se vuelve grisáceo al haber perdido los jugos.

bolita1
Fuente de la imagen: www.bebeagogo.com

4. El siguiente paso es es separar la membrana del resto de la carne, cortar en trozos y deshidratar.

placenta-al-vapor
Fuente de la imagen: www.bebeagogo.com

5. Una vez deshidrata, ya se puede triturar y encapsular.

collage-capsulas

En la web de Marina podéis ver el proceso con más detalle y, también, ver cómo sería el proceso de encapsulamiento en caso de querer hacerlo en crudo.

Como último detalle, añadir, que la placenta puede ser congelada hasta 6 meses.

Si bien encapsular la placenta es un trabajo relativamente sencillo que uno puede realizar en su casa, puede que recién parida lo último que le apetezca sea sentarse a los fogones, pues bien, en ese caso, siempre puede requerir los servicios de una empresa especializada en esta actividad.

[pullquote]Tanto en España como en otros países, hay empresas dedicadas a encapsular la placenta de aquellos que así lo deseen.[/pullquote]

Fuera de España, también se pueden encontrar empresas que brindan este servicio a toda familia que así lo desee, un ejemplo es Placentera (en Venezuela) que próximamente conoceréis más a fondo en este blog, Feel Good Placenta (en Los Ángeles) o Placenta Preparation – Service (en Miami).

Parece entonces, querido lector, que la ingesta de la propia placenta ostenta un tabú hoy en día, y que cualquier mujer que pida en su centro hospitalario poder llevarse la placenta a casa para poder consumirla a posteriori, será tratada, como poco, de excéntrica, pero ¿y si una vez más nos hemos olvidado de nuestra verdadera naturaleza y estamos dando la espalda a una forma totalmente natural de encontrarnos mejor tanto a nivel físico como emocional?.

Fuentes:

Web bebéagogo.com

Diario La provincia

Portal Mujer al día

Portal web Every Day Health

Artículo Revista Gen-T

Web Círculo Escéptico Argentino

Estudio bromatológico sobre la placenta de Sergio Sánchez

Artículo Placenta Benefits

(Visited 1.342 times, 2 visits today)

12 Comments

  1. Planeando ser padres Mar 26, 2014 at 9:12 am

    ¡Muerta me he quedado con este post! Y yo que pensaba que Tom Cruise era el único que se deleitaba con semejante manjar… Pues en mi hospital se negaron incluso a que el papá de la bichilla tocase la placenta, por lo que no sé qué cara hubiesen puesto si llegamos a decir que nos la metiesen en un tupper que nos la íbamos a llevar para cenar.

    Reply
    1. Elena Abr 15, 2014 at 9:48 am

      Jajajajajaja ¡muy buena ;)! Es cierto que aquí en España esta costumbre aún no es conocida ni muchos menos habitual, de hecho, no hay una ley que estipule qué se hace con la placenta, con lo cual, si te la quieres llevar, no deberían darte ningún problema 🙂

      ¡Un abrazo!

      Reply
  2. Zaira Mar 26, 2014 at 4:59 pm

    Hola, yo buscaba que todo en mi embarazo-parto-postparto fuera natural, busqué una empresa en México que encapsulara la placenta y ha sido una grata experiencia, sí es cierto lo de la energía, también luces más joven y bueno yo tengo una producción de leche impresionante!!
    La verdad no es muy agradable contarlo así que es mi secreto y lo comparto contigo…

    Reply
    1. Elena Abr 15, 2014 at 9:50 am

      Zaira, qué gozada leerte y conocer un caso concreto 🙂 Tomarla en cápsulas es la opción que más me atrae a mí y, sin duda, si tengo otro hijo, me lo plantearé muy seriamente 🙂

      ¡Un beso!

      Reply
  3. Lauribel Lopez Viera Jun 13, 2015 at 9:29 pm

    Hola. Tengo varias preguntas. Cual seria la forma mas natural de consumirla? Seria cortarla en pedazos y masticarla? Cuanta cantidad de la placenta se debe consumir y si algunas partes de la misma no se deben comer?Al cocerla, no pierde su nutrientes?
    Mil gracias por esta informacion tan preciada.

    Reply
  4. Alba de yaestoyaquimama.blogspot.com Ene 18, 2016 at 2:25 pm

    Precisamente el otro día, mientras esperaba para legrado me dio por hablar de eso con mi madre. Ella decía q eso era instinto para proteger a las crías, q los depredadores no olieran la sangre, o eso creía ella q ya.mostró duda cuando le contaba la nueva moda de consumir la placenta.
    Así q ya con el gusanillo miramos por internet y vimos un articulo q decía q no era seguro q fuera sano, q científicamente no estaba probado mediante estudio (no sensaciones de si te sientes mejor o peor, sino objetivamente.) y q tampoco se savia si podía no ser bueno debido a que la placenta filtra muchos tóxicos para evitar que lleguen al bebé…insinuando q se queda en la bolsa.
    Yo después de leer esto, no se que creer. Tendría q ver las pruebas o el estudio publicado en qué se basa. Pero si es algo bueno, me alegro por la q lo hace. A mi me ha dado un pelin de asquete ver las imágenes, dudo q pudiera comermelo… Jejejeje

    Una muy buena entrada. Muchas gracias a ver los avances q hay respecto a esto.

    Reply
    1. alguien por ahí May 19, 2016 at 4:02 pm

      Tu madre tiene razón, es algo instintivo de los animales. Además, las hembras quedan exhaustas después del parto y consumen la placenta ya que es nutritiva y recuperan fuerzas, además de que borran todo rastro del nacimiento. Sin embargo, en los humanos no tiene ninguna razón; sólo modas y cosas culturales. Todos esos ”beneficios” se consiguen comiendo sano y los demás procesos fisiológicos que se describen como la involución del útero o la secreción de leche, son procesos que se dan sí o sí (a excepción de alguna patología, aunque en este caso comerse la placenta no haría ningún tipo de efecto), como esas hormonas que nos ”brinda”, el cuerpo ya las segrega de por sí después del parto.

      Reply
  5. Anónimo May 19, 2016 at 3:56 pm

    Con todo el respeto, pero que puto asco.

    Reply
  6. La Sonrisa de Mini Yo Jun 13, 2016 at 9:36 pm

    Pues debo ser una antigua y retrógrada, pero me parece bastante repulsivo, las fotos me han revuelto el estómago, y me ha recordado mucho a los hombres prehistóricos, me parece una salvajada y una aberración.

    Reply
  7. Luz Nov 18, 2017 at 11:35 am

    Exactamente lo mismo digo.Asco y repulsivo.De tribu.Y sí,como los animales.

    Reply
  8. Luz Nov 18, 2017 at 11:40 am

    Cosas como ésta,que son extremismos,son las que estropean lo bueno de una maternidad natural.Qué fácil se confunde la gente y a la gente.

    Reply
  9. Fr Abr 24, 2018 at 12:18 am

    Comer placenta = CANIBALISMO.

    ustedes creen en quien escribe estos artículos y comentarios lo hacen ?… Ignorantes que toman y creen todo , cualquier cosa de extraños que no son cristianos !!!

    Así actúan los satánicos ! Dicen lo que adoran (perversión) pero ni ellos lo hacen sino insitan a que caigan muchos en está aberraciones.

    Comer placenta NI LOS ANIMALES QUE SON BESTIAS LO HACEN !!!!!!!!

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.