Reflexiones de Domingo – Mario Benedetti

Mario Benedetti es uno de los grandes para mí, en sus versos me pierdo y me encuentro, me hacen vibrar y me dejan varada, me hacen despertar o me ayudan a dormir… eso es lo maravilloso de su obra, al menos para mí.

Últimamente sus versos han resonado con fuerza en mi cabeza y me ardían dentro las ganas de reflejar uno de sus versos en una lámina (que muy probablemente, colgaré en mi habitación), hoy, por fin, he dado salida a mi creatividad.

Este es una de sus versos cortos más conocidos, seguro que ya lo habías leído en alguna ocasión.

No quiero irme sin acompañar esta entrada con uno de sus poemas, uno de mis preferidos: Te quiero.

Pertenece al  poemario Poemas del alma, escrito en 1956. En él, entreteje el espíritu de lucha con la complicidad para con la otra persona, así al menos lo veo yo.

Os lo dejo completo a continuación, espero que lo disfrutéis tanto como yo.

Qué buen insomnio

 

Te quiero

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

(Visited 185 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.