Colecho seguro

Hace poco tiempo, una lectora me escribió para preguntarme cuáles son las pautas a seguir para practicar un colecho seguro, por ello, he redactado este post con todos los puntos que hay que tener en cuenta para que el colecho con nuestros hijos, aparte de una experiencia maravillosa, sea también una práctica segura.

Colecho seguro definitiva

El indudable que el colecho tiene beneficios innegables (de los cuales ya os hablé en este post) entre otros, ayuda a desarrollar la inteligencia de nuestros hijos, favorece la lactancia y si se practica con seguridad, se cree que ayuda a evitar la muerte súbita del bebé (¿Sabías que en Japón, donde el colecho es la normal, la muerte súbita del lactante es prácticamente inexistente?) eso sí, es importante contar con una serie de medidas de seguridad para que su práctica no entrañe ningún riesgo.

¿Qué medidas de seguridad son necesarias si decido colechar?

Tanto la OMS, como la AEP recomiendan una serie de premisas a tener en cuenta antes de practicar colecho con nuestros hijos:

No fumar: Ya no sólo en la habitación ni en la casa, si no que es importante que los adultos que vayan a dormir con el bebé tampoco fumen.

No tomar drogas, alcohol ni medicamentos para conciliar el sueño (u otros medicamentos que nos afecten de manera significativa) si se va a dormir con el bebé en la cama, pues todas estas sustancias pueden mermar nuestra capacidad de cognición y nuestro nivel de alerta y, por ello, no ser plenamente consciente de que estamos durmiendo con nuestro hijo.

El colchón ha de ser firme y recto y no tener huecos ni hendiduras (los colchones de agua no son recomendables en absoluto).

Evitar arropar al bebé en exceso y mantener una temperatura en la habitación no superior a los 18 grados.

No poner en la cama muñecos, ni mantitas, ni cojines ni cualquier otro objeto que puedan ser susceptibles de dificultar la respiración al bebé.

– Es preferible que el pequeño no duerma sobre almohadas, mantas u objetos mullidos en los primeros 14 meses (por lo menos), la cara del bebé podría hundirse y resultaría peligroso.

Dormir con los niños en los sofás y sillones es una maravilla sí, pero si tanto el adulto con el niño van a quedarse dormidos y no hay nadie más en la estancia que pueda controlar, es recomendable no hacerlo por dos razones, primero, porque el bebé podría caerse y segundo, porque tanto el sofá como el sillón no son sitios firmes, tienen huecos donde los niños podrían quedar atrapados.

Si se comparte la cama con más hijos, es recomendable que si hay además un bebé, un adulto duerma entre ambos, pues los niños no tienen la capacidad de controlar y ser conscientes de la presencia del bebé cuando están durmiendo.

– Si se tiene el pelo largo, se recomienda recogerlo como medida de precaución, lo mismo es aplicable a cordones en los pijamas, lazos y objetos similares.

– Se debe evitar colechar si se padece alguna enfermad de carácter grave e inestable como epilepsia.

En el caso de que no te sientas completamente seguro de dormir con tu hijo en la misma cama, siempre puedes optar por la opción de acoplar su cuna en modo sidecar, así lo hice yo hasta que cumplió un año.

¿Qué es una cuna en sidecar y qué medidas extraordinarias de seguridad debo tomar si decido esta forma de colecho?

En nuestro caso utilizamos la modalidad cuna sidecar porque nuestra cama era más bien pequeña y el colchón no era muy firme y la verdad nos resultó genial. Para que no quedara hueco entre el colchón y la cama, en la parte de la barrera pusimos mantas para llenar el hueco, eso sí, asegurando que no quedará ninguna zona con hendiduras que pudiera ser peligrosa.

2012-05-12 15.53.12
Nuestra cuna – colecho hecha con una una cuna normal a la que quitamos la barrera y acoplamos a la cama con elementos de sujección como abrazaderas o cuerdas por la parte del somier.

Cuando el peque cumpló 14 meses, le cambiamos de la cuna a la cama porque ya intentaba saltar la barrera y resultaba peligroso, e igualmente, la nueva cama la acoplamos a la nuestra en modo colecho.

IMAG0610

Existen cunas pensadas especialmente para el colecho que ya vienen preparadas para acoplarlas sin problemas, no obstante, casi todas las cunas normales pueden acoplarse sin problemas, asegurándote que quedan bien sujetas y que no quedan huecos vacíos. (A mí me ayudó mucho el foro de Crianza Natural para guiarme sobre cómo hacerlo).

Es importante fijar bien ambos somieres (el de la cuna y el de la cama) bien con abrazaderas, cuerdas… para evitar que la cuna o la cama se desplace y pueda quedar un hueco entre ambas, además, es importante llenar los huecos que puedan quedar con toallas, mantas… evitando siempre las zonas huecas o susceptibles de quedar el bebé atrapado.

En mi caso utilicé el cojín de lactancia para llenar el hueco que quedaba vacío entre el colchón y la barrera resultando de desplazar el colchón para quedara perfectamente unido al nuestro.

Sea como sea, recordando estas premisas fáciles de cumplir, el colecho es totalmente seguro y como os comentaba al principios del post, totalmente recomendable por sus inumerables ventajas y benificios.

¿Y vosotros? ¿Habéis colechado? ¿En cama o con cuna acoplada? ¿Como os la apañásteis? Os recuerdo que si quieres enviar tu historia sobre este tema o cualquier otro relacionado con la maternidad, en Mamirami tenemos un hueco para ello.

(Visited 127 times, 1 visits today)

6 Comments

  1. Itza Irene Ene 21, 2014 at 3:49 pm

    Hola! Si he colechado y sigo colechando.
    Desde que mi bebé llegó del hospital hemos compartido la misma cama, que aunque no muy grande, es la que hay. Durante los primeros días, por mucho cansancio y por cierto temor de mi parte, eramos mi madre (la abuela), mi bebé en medio y yo. Mi madre fue la que me enseñó la técnica de dar el pecho acostada y cómo acunar con mi cuerpo a la bebé 🙂
    Ahora con 17 meses mi hija y yo seguimos durmiendo en la misma cama, ella en medio, yo a un lado y del otro una barrera de almohadas. Dormir a su lado me ha permitido más horas de sueño, dar el pecho sin tener que despertarnos del todo y enterarme con rápidez si mi hija tiene fiebre o está enferma.

    Reply
    1. Elena Ene 26, 2014 at 11:54 am

      ¡Hola Itza!

      Sin duda, uno de los grandes beneficios del colecho es lo sencíllisimo que se vuelve dar el pecho o acunar a nuestros peques sin tener que movernos ni levantarnos, a mí me parecen todo ventajas 🙂 Disfruta de tu colecho, que ya sabes, cuando menos mires ¡se hacen grandes!

      ¡Saludos!

      Reply
  2. laura @piquimami Ene 21, 2014 at 4:10 pm

    ¡Hola! Nosotros colechamos desde el primer momento, los dos primeros meses en una cama de matrimonio normal, de 1.35, y nos decidimos a comprar una cama más grande, de 1.50, y así estuvimos hasta este verano, que yo me moría de calor y nos decidimos a usar la cuna, que llevaba año y medio muerta de risa en la otra habitación. Lo que hicimos fue lo mismo que tú, quitarle una barra lateral y adaptarla para cuna de colecho. El otro lado queda pegado a la pared, y todo encaja perfecto, asíq genial.
    La verdad esq hay gente que ya nos está diciendo eso de “teneis que sacarlo de vuestra habitación” y blablabla… pero ni a miChico ni a mi nos apetece nada de nada!! Asíq me parece que así seguiremos, hasta que la cuna aguante (2 años recién cumplidos tiene nuestro hijo) y ya veremos si después probamos la opción cama como tú. Aunq te diré que miChico lo que quiere es comprar una cama king size de esas de 2×2!
    Un beso, guapa! 🙂

    Reply
    1. Elena Ene 26, 2014 at 11:58 am

      ¡Hola mi niña :)!

      ¡Ea! Una opción de cama 2×2 es una idea buenísima, jajajajaja, para dormir anchos y agustito y te vale por si tienes nuevas incorporaciones 😉 La verdad es que yo hubiera colechado mucho más, pero chica, el nene decidió irse y contra eso no hay nada que hacer. Cómo crecen ainssss.

      ¡Besos!

      Reply
  3. Elena Moreta Ene 22, 2014 at 12:29 am

    Jeje, nosotros compramos una cuna sidecar estupenda en la que mi peque no ha dormido ni una sola noche… Le gusta dormir bien pegadito a mí, en la propia cama 😉 Así que la cuna en cuestión nos sirve para ampliar los límites de la cama, de manera que el que duerma de ese lado no se caiga (según qué pecho le dé, está el peque o estoy yo, y mi marido siempre en el otro lado, el de la mesilla :D) Adoro los momentos en que nos metemos a la cama los tres juntos, y jugamos, reimos, y luego le doy el pecho a mi bebé mientras los tres nos quedamos plácidamente dormidos.

    Reply
    1. Elena Ene 26, 2014 at 12:01 pm

      ¡Hola Elena!

      Sin duda, el colecho es una maravilla, nosotros aunque ya no lo hacemos (snif, snif) sí que a veces seguimos jugando los tres en la cama cuando el peque por ejemplo viene por la mañana a despertarnos y nos encanta 🙂

      ¡Un beso!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.