De cómo ha llegado el fin de nuestro colecho.

17412909012014

Pues sí, después de 28 meses ha llegado el fin de nuestro colecho: mi hijo ha decidido independizarse a su propia habitación. Todo ha venido desde la mudanza, acabamos de cambiar de piso y desde el primer día ya pidió dormir en su habitación,  “yo aquí, aquí” como él dice.

Reconozco que de las primeras cosas que coloqué y adecué en la nueva casa fue su habitación, pero pensando en que jugara ahí y tuviera su propio espacio cuando así lo necesitase, pero no me imaginé que pidiera dormir en su habitación tan pronto, de hecho, puse su cama al lado de la nuestra como siempre.

El fin del colecho me ha pillado por sorpresa y aún estoy asimilándolo, la primera noche, de hecho, lloré después de acostarle y no podía parar de darle mil vueltas, estaba nerviosa, triste, confusa, inquieta… me costó dormir y me desperté constantemente. La segunda noche prové suerte y a la hora de dormir le dije ¿No prefieres dormir aquí (señalando mi habitación) y me dijo “noooo mamá”, corrió a su habitación y dijo “aquí, aquí”, estaba claro, no había sido una casualidad ni la novedad, mi hijo definitivamente ha crecido de repente, y está encantado.

Yo por mi parte, aunque estoy triste (no lo voy a negar) y echo mucho de menos verle dormir, sentirle respirar mientras cojo el sueño, despertar a su lado y oírle hablar en sueños… estoy feliz por él y por esta decisión que ha tomado de forma personal, cuando él ha querido, sin presiones, sin lloros y sin prisas, lo que una vez más confirma la teoría que mi instinto me dictó en su momento y que he mantenido siempre: a dormir solo no se aprende, es un proceso madurativo que llega con el tiempo, como el andar o el hablar.

Como bien ha dicho mi buena amiga Elena, es el momento de dejarle corta ese trozo de cordón y seguir caminando juntos en esta nueva etapa.

Quiero agradecer a todos los que me habéis acompañado de forma virtual a través de mi Facebook personal en esta nueva etapa, mi maravillosa tribu, me habéis sido de gran ayuda, me habéis reconfortado y me habéis dado un gran abrazo cuando he flaqueado: Bárbara, Mari P., Ana C., Marisa, Carla, Laura A., Lala B., Celia, Inma, Mónica, Sofía, Pilar, Leticia, Pilar, Amanda, Janyre, Karola, Elena, Una mamá bloguera, Amparo, Karola, Miriam, Silvia, Madres Cabreadas, Liiz H… habéis sido tribu cuando más lo necesitaba ¡Gracias!.

Por cierto, y para terminar, quiero saludar a todos aquellos que durante más de dos años os habéis estado “preocupando” sobre nuestra forma de dormir, metiendo las narices una vez tras otra y afirmando que “estaba criando un hijo dependiente con esta manía de meterlo en nuestra cama y que no iba a poder sacarlo hasta los 18 años”… pues eso.

(Visited 85 times, 1 visits today)

14 Comments

  1. Debora Hernández Delgado Ene 12, 2014 at 5:52 pm

    Para mi también fue muy duro el fin del cohecho con mi niño. Pablo tenía tres años y 8 meses y faltaba un mes para que llegara su hermana. Fue su decisión , era como si quisiera dejarle sitio a su hermana.
    Hoy por hoy sigo echándole de menos, adoro las noches en que mi marido trabaja y él viene a mi cama a “cuidar a las princesas de la casa”

    Reply
    1. Elena Ene 17, 2014 at 11:00 am

      Los niños tienen el poder de asombrarme, es increíble como tu pequeñín asumió el rol de “hermano mayor” y él mismo decidió dejar el sitio a su nueva hermana 🙂 Para que luego digan que los niños son egoístas por naturaleza y sólo piensan en ellos. Un besazo 🙂

      Reply
  2. Taisa Ene 12, 2014 at 7:40 pm

    Ooh, >< Que bonito y a la vez que penita, si… Pero vamos, que está genial ver que es cierto, y que algún día deciden irse ellos solos… y que al final las que nos quedamos llorando en nuestro cuarto en este caso somos nosotras XDD

    Reply
    1. Elena Ene 17, 2014 at 11:01 am

      No lo dudes Taisa, él está tan ricamente y yo aún lo estoy digiriendo ainssss ¡Un abrazo :)!

      Reply
  3. Elena Moreta Ene 12, 2014 at 10:39 pm

    Qué curioso me ha resultado leer tu experiencia, e imaginarme a mí misma tan triste como tú el día que mi peque me diga que quiere irse a dormir a su cuarto… Precisamente porque no me lo había planteado, te dan tanto la paliza con que nunca vas a conseguir sacarlo de tu cama, que no había pensado en cómo me sentiría cuando ese día llegara realmente. Así que imagino que como tú, triste por mí, feliz por él, y satisfecha en definitiva por ver que todo se desarrolla de forma natural.

    Reply
    1. Elena Ene 17, 2014 at 11:03 am

      Justo eso me ha pasado a mí Elena, lo veía tan lejos que ni siquiera me lo había planteado y de repente ha sido todo tan rápido que aún lo estoy digiriendo… en fin, se hacen grandes de repente y nosotras nos quedamos que no sabemos cuándo han decidido crecer tan rápido, disfrútalo mientras dure y luego pues ya sabes, a disfrutar de todas las etapas que vayan llegando 🙂 ¡Besos!

      Reply
  4. Itza Irene Ene 13, 2014 at 5:36 pm

    Wow! Realmente interesante… Justo estos días me he estado planteando el tema.
    Mi hija de 19 meses siempre duerme conmigo – para mí es un asunto de practicidad; ambas dormimos más y mejor juntas – y me preguntaba si el paso a la “independencia del lecho” se daría naturalmente, por iniciativa de ella y, en el caso de que así fuera, cuándo sucedería. Supongo que igualmente me sentiré orgullosa y triste por partes iguales.

    Reply
    1. Elena Ene 17, 2014 at 11:05 am

      Itza como todo se puede forzar, pero en mí caso ha llegado de forma natural, sin avisar eso sí, pero aunque me he quedado como comentaba triste y asumiéndolo, también estoy contenta de que él solito haya tomado la decisión, todo llega, sólo hay que darles su tiempo 🙂 ¡Un abrazo!

      Reply
  5. 1MamaPara2 Ene 14, 2014 at 12:59 am

    Hay Elena…se nos hacen mayores…mientras escribo en tu blog estoy mirando camas para los peques porque ni siquiera tienen cama en su cuarto porque nunca la han pedido pero llevo tiempo dandole vueltas a que quizás debería ponerles una cama a ver como reaccionan, ya te contaré si al final me decido.
    De todas formas como ya te comenté creo que ahora esta muy fuerte y seguro de su decisión pero que no te extrañe que cualquier día vuelva un ratito a tu cama buscando el calor de mami 😉
    Besos guapisima

    Reply
    1. Elena Ene 17, 2014 at 11:09 am

      Hola guapísima 🙂 Lo nuestro ha sido cambiar de casa y ver que tenía él su propia habitación para decir “aquí me quedo” eso sí, por las noches aún se sigue despertando al menos una vez y ese ratito hasta que toca levantarse suelo quedarme con él, así que del todo, del todo no se ha terminado 🙂 Eso sí, al ser cama pequeña me levanto de la espalda que no me puedo ni mover, pero bueno, merece la pena 🙂

      Reply
  6. Edith Ugarte Ene 26, 2014 at 11:54 am

    Puff la verdad es que ha tenido que ser duro, no me puedo imaginar volver a dormir sola cuando mi marido trabaje de noche. Creo que entonces seré yo la que me vaya a dormir a la habitación de los niños, jajajaja.
    Nosotros por el momento seguimos colechando, ninguno de los peques ha mostrado ningún interés por independizarse de habitación. En nuestra cama somos cinco: dos adultos, niño de 6 años, niño de 3 años y 1/2 y bebé de un añito.
    Para mi es maravilloso dormir todos juntos, sentirlos tan cerca, verles la carita nada más despertarnos… Pero, aunque no quiero ser la nota discordante, también debo de confesar que hay días que estoy deseando que el colecho se acabe. Sobre todo los dos mayores ya ocupan bastante, y se mueven muchísimo así que a veces no puedo ni darme la vuelta sin aplastar a alguien, jajajaja. Y como alguno este con tos… eso ya es la repanocha porque el bebé se despierta continuamente.
    Pero bueno son gajes del oficio y la verdad es que a pesar de todo son infinitamente mayores los pros que los contras.

    Reply
  7. Diana Ene 26, 2014 at 8:50 pm

    Vaya, lo siento por la parte que te toca, todavía no me quiero poner en tu lugar. Y enhorabuena por el logro de tu peque y la transición normal. Para que luego digan todas las malas lenguas, que nunca se van a ir de nuestras camas….

    Reply
  8. El Papá de Joan Petit Ene 27, 2014 at 9:27 am

    Pues nada un pasito más. Enhorabuena por lo bien que lo has hecho. Que el niño decida por si mismo pasar a una nueva etapa te está indicando que lo estás haciendo estupendamente. Ni caso a los que critican.

    Reply
  9. M.C. Ene 27, 2014 at 10:27 am

    Pues sí que debe dar penita! Yo hago colecho y por un lado, pienso, a ver cómo seré capaz de sacar a la peque de mi cama… Pero por otro lado, pienso que me gusta mucho dormir con ella y que no hay prisa por sacarla!! Qué mal hacen los comentarios agoreros de la gente que dice que el colecho es lo peor!!!

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.