Productos para el desapego: inútiles y peligrosos.

Cada vez que me doy de frente con uno de esos horribles productos que se empeñan en robar la maternidad, en dejar a los niños al margen, bajo artilugios fríos destinados a coartar su libertad, que los privan de los tan necesarios brazos de los adultos, de su calor, de su tiempo y en definitiva, de su compañía, pienso ¿somos realmente conscientes de lo que trae consigo el uso de estos productos? ¿por qué una madre elegiría utilizar productos de sustitución de su propia maternidad? ¿qué significará en un futuro haber sido criado con esta cultura del desapego?

1

Tanto el de tela como el eléctrico, ambos productos están destinados a que los niños se alimente por sí mismos, sin que tengamos que molestarnos siquiera en cogerlos en brazos (de lactancia ya, ni hablamos), simplemente, les enchufamos los biberones mientras tranquilamente podemos pintarnos las uñas o leer un libro.

Pienso en esos bebés buscando el calor de sus padres, su mirada, su calor y en su lugar sólo un horrible engendro mecánico o no que le alimenta de forma fría y y hostil…

2

¿Y qué me dicen de aquellos destinados a bombardear desde pequeños a los niños con vídeos varios, juegos, etc.? Quizás piensen que así se entretienen y que un rato no hace daño a nadie, pero eso es porque realmente no nos hemos parado a pensar fríamente que un niño está muy lejos de necesitar algo así.

En el caso del orinal al menos el niño puede levantarse cuando quiera e irse pitando de allí cuando se sienta sobresaturado, pero en el ejemplo de la hamaca, ahí no hay opción B, al niño no le queda más opción que aguantarse con lo que le están poniendo a menos de 3 metros de la cara… me da dolor de cabeza sólo de pensarme a mí misma en una situación así ¿A vosotros no?

3

Los sustitutos de los brazos. Algunos destinados a acunar de forma mecánica a tu bebé, otros, para poder dejar al niño tranquilamente sin necesidad de “molestarte” en cargarlo tú misma…

4

Estos últimos, aparte de horribles resultan altamente peligrosos, de hecho, el primero (afortunadamente) fue retirado del mercado poco tiempo después de ser lanzado por riesgo de asfixia, el segundo, que está “fabricado” de forma casera, es igualmente altamente peligroso.

Me da miedo y pena a partes iguales hasta qué punto estamos llegando y lo que puede suponer criar a niños en la cultura del desapego, las consecuencias futuras que tendrá para los niños en su vida adulta, muy probablemente estamos hablando de falta de empatía, baja autoestima y carencias afectivas muy grandes.

Quiero recordar en este hilo el estudio que Harry Harlow hizo sobre el apego. Este psicólogo separó crías de monos de sus madres biológicas y las sustituyó por dos “madres artificiales”, una de ellas disponía de un biberón y estaba fabricada únicamente con alambre (fría y áspera) y  la otra “madre sustituta” no tenía alimento, pero estaba fabricada con felpa suave que recordaba al pelaje de los monos (cálida y suave).

Los monos objetos del estudio prefirieron la mona de felpa en la cual estaban siempre y sólo utilizaban la mona con el biberón cuando su hambre era muy grande (los monos sujeto de esta estudio mamaban con mucha menos frecuencias que los monos en libertad, lo que significa que cuando acudían a la mona con el biberón lo hacían porque realmente estaban muy hambrientos) y ese acercamiento lo hacían de forma muy apresurada, lo más rápido posible, nervioso y con muestras de miedo, y nada más terminar, volvían corriendo a la mona de felpa. De hecho, si ambos monos artificiales se ponían lo suficientemente cerca, la cría de mono se alimentaba de la mona de alambre mientras mantenía parte de su cuerpo “seguro” en la mona de felpa.

images (2)

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Quiero dejar patente una reflexión: los niños, por encima de todo, prefieren a sus madres. Los estudios no paran de demostrarnos los beneficios de crianza con apego, por ejemplo a través del colecho o el porteo.

Seamos madres suaves y cálidas y dejemos de lado engendros fríos y desmadrizadores, lo que quiere cualquier bebé está de sobra  a nuestro alcance, pues somos nosotros mismos.

(Visited 66 times, 1 visits today)

21 Comments

  1. silvana Dic 16, 2013 at 10:05 am

    Sólo una cosa que añadir, y sólo para el modelo “autoabastecimiento”, y tengo tres y el más peque tiene 10m, y aparte de LM a demanda hasta casi el mes pasado, le daba dos bibes al día ( no por falta de leche sino por tener algo de tiempo para dedicarle a lis otros dos mientras mi madre o mi marido le daba el bibe). En muchas ocasiones me he visto sola y el niño llorando por hambre justo en el momento que tenía a uno en la bañera y haciendo cenas….. Solución, hacer el bibe para el peque y colocarlo acostadito en el sofá y apoyar el bibé para que se lo tomará sólo, hubiera agradecido un chisme de estos para ayudarme un poco por que ni mis otros hijos que son muy peques me echan una mano….. No es justificación de nada por que yo práctico colecho, portero, apego, he intentado prolongar la lactancia todo lo posible con los tres y los abrazo y los beso todo lo que puedo, pero como estoy sola casi todo el día una mano de estos artilugios lo hubiera agradecido!!!!

    Reply
  2. la casa de la Lactancia Dic 16, 2013 at 10:48 am

    Muy cierto Elena y muy triste, no reprocho a ninguna madre que los utilice de vez en cuando, pero vender y comprar estos artiligios como la mejor opción para el día a día, para que el niño no se acostubre a los brazos, para que existan niños buenos que no necesiten del calor de sus madres. He escuchado de todo, madres que dejan llorar a niños con 15 días, porque no les pasa nada, otras que dicen que está muy estimulado porque se lleva 3 horas con un cacharro con musiquita. Y yo no tengo esa suerte? pues NO, precisamente porque mis hijos han tenido la suerte de tener a una madre que los ha cogido constantemente y antes que se escuchara un llanto más fuerte, creo que me lo agradeceran

    Reply
  3. Mamá Ciruela Dic 16, 2013 at 2:23 pm

    La verdad es que como objetos que puedan ayudar en momentos puntuales como decían más arriba, tengo que reconocer que son “ingeniosos” por decir algo aunque es verdad que me parece muy muy triste usarlos para el día a día o como sustituto de todo lo que para mi supone ser mamá! Los dos últimos son horrorosos!! Lo de la tablet también – luego se quejan algunas del vicio que tienen los niños con la tele!! Es único que me ha molado, si, si, me ha parecido genial y ojalá lo hubiera tenido en algún viaje es el artilugio ese para enganchar en el avión…. Aunque pensándolo bien a nivel seguridad aérea – cinturón etc- no sé si cumple con la normativa.
    Curioso post en cualquier caso!!

    Reply
  4. Zulema Acosta Dic 16, 2013 at 2:45 pm

    No me gustan nada este tipo de productos, y el del biberón y la chupa es que me parecen muy peligrosos. Yo en este tema es que incluso apartaría lo que es el apego o desapego, sólo por seguridad no los usaría jamás. Buen post, comparto!

    Reply
  5. planeandoserpadres Dic 16, 2013 at 5:03 pm

    ¡Pero qué mente puede pensar en idear estos trastos! Para tener hijos y ni siquiera tocarlos mejor plantearse previamente lo que va a conllevar tener un churumbel antes de decidir criarlo pegado a uno de estos cacharros.

    Reply
  6. Beatriz. Dic 16, 2013 at 8:35 pm

    Como tantas cosas hoy en dia es totalmebte deshumanizador. La mano mecedora me aterroriza..el,orinal y la hamaca con tablet me parece tristísimo(anda que no tendrán años los pobres para cuadricular su cabecita). El bibe y el chupete me parecen de una irresponsabilidad absoluta…que pasa si el bebé.vomita??quien se va a enterar si la función de esos “chismes” es dejarles solos? Buen artículo y triste a la vez

    Reply
  7. El País de los Juguetes Dic 17, 2013 at 8:52 am

    Pero hay gente que compra esas cosas. Hay un Observatorio de la infancia que creo que debería de estudiar sobre su ilegalidad.

    Reply
  8. Madre Solo Hay Una Dic 17, 2013 at 2:04 pm

    Tristemente, ya los conocía todos… menos los sustitutos de brazos… Me he quedado fría. Claro, así te pueden decir: ves cómo hay otras mujeres que no se toman la licencia de maternidad, a las dos semanas ya están trabajando, “realizándose” profesionalmente… total, se crían igual de bien. Lo más triste es que muchas de nosotros podemos caer en esa mentira. Muchas gracias por este post.

    Reply
  9. Sara Benavent Dic 17, 2013 at 2:22 pm

    Wow me has dejado flipando. Qué de cosas desastrosas! Y lo mejor es que seguro que quien lo inventó fliparía pensando que era el rey del mambo jajaja. Ha de fomentarse más el colecho y el porteo!! Genial post. Gracias x hacerlo ^^

    Reply
  10. Una mamá muy feliz Dic 17, 2013 at 3:23 pm

    Pero que ven mis ojos??? Qué pena por favor!!! ya no es que no sepas disfrutarlos, pero al menos los cuidados básicos. Que horror!!!

    No sabía ni siquiera que esto existía.Gracias por el post.

    Reply
  11. mamapuede Dic 17, 2013 at 4:27 pm

    Pero… existen de verdad? alucino.
    Como han dicho en algún momento EXCEPCIONAL alguno de ellos puede ser útil, pero vamos de ahí a utilizarlos realmente…

    Reply
  12. madremaya Dic 17, 2013 at 4:32 pm

    Me parece increíble el del IPAD en la hamaca o en el orinal, más que nada porque no es momento, no es edad, no hay madurez ni necesidad de utilizar tecnologías. Es irónico que critiquemos a los que se pasan el día conectados en el móvil, por la calle, en la mesa con los demás…y luego, desde ya, les inculquemos este tipo de hábitos: “entretente con esto y no me molestes”.

    Por lo demás, hay instantes en que sí necesitaría otra mano para el biberón, por mucho que queramos ser supermadres maravillosas y llegar a todo, no siempre es posible, y en ocasiones es necesario que alguien te eche una mano, aunque por ahora busco la forma de ingeniármelas sin necesitar aparatos de estos. Aún así, entiendo a la mamá que por ahí arriba comentó que necesitaba algo así para atender a sus otros hijos y todo lo demás. Es razonable.

    Se supone que este tipo de instrumentos se fabriquen, quiero pensar, para hacer la vida más fácil a quien quiera recurrir a ellos, como bien has dicho, ponerle en la hamaca en lo que tu lees un libro. También se de muchas mamás que practican colecho, porteo o dan el pecho simplemente por comodidad, por dormir, por no tener que levantarse a medianoche ni por beneficio para el bebé, simplemente sacar la teta y ya…

    Es decir que cada cosa tiene doble filo, y cada caso es susceptible de ser cuestionado, sea el extremo que sea. Aún así, me parecen productos horrorosos, sobre todo el del chupete. Suerte que lo hayan retirado.

    Muy buen post, saludos!

    Reply
  13. Tania Ene 13, 2014 at 12:28 pm

    Pues yo creo que exageramos mucho. Mi hija tiene 10, meses y estamos con lactancia materna a demanda, exclusiva hasta los 6 meses y con BLW ahora, colechamos e intentmos criarla con apego.
    El artilugio específico para IPad me parece exagerado, y los dos últimos una aberración, pero el resto me parece funcional.
    Ahora mismo mi hija está jugando con mi móvil. No porque yo se lo haya dado, sino porque ella lo coge que le encanta darle con el dedito a pasar las pantallas, como también le encanta pasar las páginas de sus libros.
    Hemos tenido hamaca. La verdad es que la ha usado muuuy poco, pero la ha usado. Viene genial para leerse un libro, o para fregar o simplemente que se eche una siesta. Y la hamaquita del avión viene genial también. En un vuelo, mantener a un bebé en la misma posición siempre, o pegado al cuerpo sudando, no es agradable para la mamá ni para el bebé. Pues esto es una ayuda. Y los portabiberones, pues como dicen algunas compañeras, para atender a tus otros hijos o perfecto mientras vamos en el coche! Y la mano me ha encantado! No es por no molestarte. Simplemente es como un peluche. Si al bebé le reconforta y a tí te ayuda, ¿por qué no? Es como el que tiene un peluche.

    Yo creo que como en todo la cuestión es no abusar. Un ejemplo más normalizado sería la trona. Mi hija come en su trona. La podría tener encima mientras come, pero sabes, ella lo pasa genial con su comida en su bandeja con la que hace y deshace a su antojo. Además así come con nosotros en la mesa mientras yo también como tranquilamente a la par. ¿Es crianza con desagpego? Yo creo que no. Enfin, que creo que muchas veces confundimos crianza con apego con tener un niño lapa dueño de cada uno de los segundos de nuestras vidas.

    Un saludo, y me encanta tu blog!

    Reply
    1. María Mar 26, 2014 at 12:08 pm

      Totalmente de acuerdo contigo. Parece que no sabemos más que pasar de unos extremos a otros.
      Una cosa es el apego, y otra evitar cualquier tipo de comodidad que haga de ese apego algo más factible.
      Cuando una madre o padre están saturados y agotados, una niña o un niño lapa, como tú dices, hacen que tus límites sean mucho más fácilmente sobrepasables. Y lo sé por experiencia propia. ¿Es peor dejar al niño una hora en una hamaca mientras duerme una siesta, o tenerlo cargado con la espalda destrozada, extenuada, mientras se intenta limpiar un poco (que ya no digo dejarlo de película, pues es imposible) la casa, por ejemplo?. Cuando se está sola, alguna de estas cosas pueden venir muy bien, hacer que la mami no se queme y pueda darle mejor atención sin nervios, sin mala pipa y sin agotamiento. No se trata de pintarse las uñas, por favor… es algo más profundo y de lógica aplastante. Si la mami está bien y mínimamente descansada y con buen talante, el bebé estará bien porque lo perciben todo. Aunque ello implique dejarle un ratito en una hamaca (lo del medio audiovisual es opcional).

      Reply
  14. alasalidadelcole May 4, 2015 at 2:29 pm

    Confieso que ha habido un momento que creía que los artículos no eran reales y que se trataba de una broma. Qué horror…

    Reply
  15. CaroMontano Jul 30, 2015 at 8:02 pm

    Tengo que confesar que el de la sillita de avión se ve buenísimo. Tengo una hija de 8 meses y tuvimos un viaje en avión solo por tres horas en brazos y no se imginan..! Además también tengo que confesar que en dos o tres ocasiones tuve que dejar a Gaby tomándose el tetero solita porque tenía que arreglarme de afán y siempre pensaba: “debería haber algo que le ayude a uno a sostener el tetero del bebe en ocasiones como esta!!” Y no tenía idea que existiían!! Yo creo que todo extremo es malo y que el de la tablet y la del chupo son horribles… pero hay otros que de vez en cuando pueden ayudar en alguna emergencia… claramente no son para usarlos permanentemente, pero no los condeno de una! El desapego no lo produce un objeto,… el desapego lo causa uno de mama y no creo que haya una mayoría de mamas que se preste para ello.

    Reply
  16. Carmen Jul 31, 2015 at 8:12 am

    Mi hija se crio en un orfanato chino hasta los 3 años que la adoptamos, ahora tiene 9. Cuando ha visto la última foto, la del bebé con el biberon sujeto al babero ha dicho: “como en mi orfanato”. Los pelos de punta sólo de pensar que puede haber gente que críe así a sus hijos.

    Reply
  17. María José Jul 31, 2015 at 1:00 pm

    Creo que el problema en sí no son los artilugios, exceptuando aquellos que pueden representar un verdadero peligro para el bebé y deberían ser quitados del mercado, sino el uso que se da a esos artilugios.

    Muchos de estos aparatos son útiles para muchas madres, que los utilizan en momentos puntuales para tener una ayuda extra cuando están a muchas cosas, o cuando están extenuadas y necesitan un minuto para ellas. El problema viene cuando se abusa de estas herramientas y se olvida que el contacto con la madre es fundamental para el bebé.

    Al igual que la tecnología, el problema no es la herramienta en sí, sino el uso o el abuso que se haga de ella.

    Saludos.

    Reply
  18. Paula Jul 31, 2015 at 11:55 pm

    Obviamente que hay algunos productos que son excesivos y tienen por finalidad reemplazar los brazos de los padres. Pero también hay otra realidad, y es que para las mamás que estamos todo el día sola, como en mi caso, y con 3 chicos chiquitos, muchos de esos productos son útilies para darnos una mano, y eso no significa que estamos reemplazando los brazos por estos productos. Pero como decía una mamá más arriba, los 3 chicos necesitan de la atención de la mamá y sólo tenemos 2 brazos. Y también, además de criarlos, trabajamos, para lo cual los trapitos de desapego (por ejemplo) o en otros casos mis remeras, fueron muy útiles para poder dejarlos en la guardería unos horas y que no sufran tanto el que no sean mis brazos. Algunas mamás no tenemos opción, y necesitamos trabajar para poder darles la comida, además del cariño, el tiempo y la crianza que necesitan. Ojo, no hablo de productos, como que le tengan el chupete pegado a la boca para que no lo largue, no hablo de productos que ponen en peligro al niño, pero si de productos que nos dan esa mano extra (para aunque sea poder ir al baño).

    Reply
  19. Ana Mar 30, 2016 at 9:53 pm

    Lo que aprendi cuando fui madre: no juzgar a otra mama. Practico dar de lactar a demanda, colecho, porteo no le gusta asi que lo llamo “braceo”. Y tengo esos swings, que me han salvado la Vida, con bebe de 2 semanas sola en casa, no todo lo puedo hacer cargandolo como estar en la cocina calentando algo o porque simplemente ahora que pesa 8 kg me es imposible. Es facil juzgar yendo a los extremos, o blanco o negro. Slds.

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.