Niños y Animales: La combinación perfecta.

perro

Desde pequeña siempre he querido tener animales en casa, me encantan y me parecen una maravillosa compañía, que, por muy poco, dan muchísimo, y así lo he podido comprobar el tiempo que los he tenido.

Cuando me fui a vivir a Madrid como estudiante, tenía dos perras maravillosas que me hubiera encantado que se hubieran criado con mi hijo, pero, lamentablemente, durante un período de dos años tuvimos que vivir en casa de mis padres y ellos no querían saber nada de animales, con lo cual, tuve que dar a las dos en adopción y fue una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer. Afortunadamente una de ellas la adoptó una amiga y puedo seguir viéndola (aunque se hace muy difícil).

Ahora, que ya vivimos independientemente de nuevo, adoptar un amigo de cuatro patas ronda mi cabeza desde hace tiempo, pero hasta que uno de los dos esté trabajando no queremos pues como ya sabemos, los animales necesitan sus vacunas, revisiones y desparasitaciones que conllevan un desembolso económico que ahora no nos podemos permitir, pero os soy sincera: me muero de ganas.

A todo esto, cuando hice el sorteo de un año de Mamirami, os presenté un formulario para que me propusierais temas que os gustaría ver en el blog, y uno de los más recurrente fue niños y animales, así que aquí os dejo lo que he ido recopilando, tanto de información como de testimonios.

Antes de adoptar un compañero de cuatro patas hay que pensárselo muy bien, recordemos que no son un juguete, los perros, por ejemplo, necesitan ser sacados al menos tres veces al día y cualquier animal que adoptemos necesita visitas al veterinario (vacunas, desparasitación, etc.).

Ahora bien ¿Es recomendable criar a nuestros hijos con un animal de compañía? Sin duda sí, y tiene múltiples beneficios:

– Seguridad: Los expertos afirman que los niños que se crían en compañía de animales crecen más seguros de sí mismos y más tranquilos.

– Compañía: Los animales constituyen un amigo inigualable para los peques de la casa, un compañero de juegos y aventuras.

– Empatía: Entender que los animales son seres únicos con sentimientos y necesidades únicas, hace a los pequeños seres empáticos y favorece que en un futuro sean adultos bondadosos y considerados.

– Amistad: El amor que los animales dan es incondicional e inagotable, lo que los hace perfectos compañeros para nuestros hijos, además, el contacto físico con ellos favorece sus relaciones sociales presentes y futuras.

– Autoestima: Al sentirte queridos por sus compañeros animales, aumentan su autoestima y bienestar psicológico.

– Responsabilidad: Hacerse cargo de sacar a pasear al perro o de llenar el bol del agua del gato, hace a los niños mirar más allá de sus propias necesidades y les hace adquirir responsabilidades de forma natural.

– Salud: Un estudio realizado por la Journal of the American Medical Association demuestra que, al contrario de lo que comúnmente se cree, los niños criados con animales de compañía tienen un 50% menos de posibilidades de padecer alergias, ya que su desarrollan un sistema inmunológico más fuerte además, también se ha demostrado que el mero hecho de acariciar a nuestra mascota nos hace liberar estrés y mejora nuestro ritmo cardíaco y nuestra tensión arterial.

Además, los niños que se crían con animales incrementan su actividad física al interactuar con ellos, lo cual, es muy saludable y beneficioso.

Pero esto, no es todo:

Lámina animales firmada

 

Los bebés que conviven durante el primer año de vida con perros o gatos crecen más sanos

Los beneficios son tan numerosos, que incluso, existen terapias que trabajan con animales y niños, tales como Lametazos Solidarios.

Si bien es cierto que los beneficios saltan a la vista, es importante tener una serie de cuidados para evitar sustos desagradables, tales como evitar posibles celos entre los animales y los peques (esto, según los expertos, se consigue educando al animal como uno más de la familia, que al fin y al cabo, es lo que es ;)), administrar las vacunas necesarias al animal y mantener alejada la zona de excrementos (en el caso por ejemplo de los gatos) de los niños.

Yo estoy deseando incorporar un peludo a mi vida, y espero que pueda ser muy muy pronto, ya que para mí los beneficios superan con creces cualquier duda y son seres que lo dan todo a cambio de muy poco, son leales, protectores, derrochan amor y cariño y nunca van a fallarte y estoy segura de que tanto nosotros, como especialmente mi hijo, disfrutaremos de los inmensos beneficios que suponen compartir tu vida con un amigo de cuatro patas.

Y para rematar, os dejo con todas las experiencias que me han llegado a través del email y las redes sociales de familias con peques y mascotas, podéis verlas aquí, y si quieres enviarme la tuya, sólo tienes que escribirme a contacto@mamirami.es 🙂

“Todos los niños deberían tener dos cosas: un perro, y una madre que les deje tener un perro”. (Anónimo)

(Visited 62 times, 1 visits today)

1 Comment

  1. Isabel (La madre que lo parió) Dic 17, 2014 at 8:49 am

    ¡Me encanta! Nuestro hijo tiene 4 meses y nuestro perro 8 años. Ahora ya interactúan, Bú le mira embobado e intenta tocarle las orejas, y Whis se acerca y le lamería entero. El único problema que tenemos es que Whis, pese a ser mayor, es muy burro y se sube a los sitios como si hubiese alguien de 100 kg debajo, siempre acierta a esquivar al peque, pero me da pavor, así que estoy intentando enseñarle a que sea delicado. A mí me parece fundamental que los niños se relacionen con animales y aprendan a respetarlos y a perderles el miedo, y también estoy de acuerdo que no conozco niños criados con animales que tengan alergias a perros y gatos, aunque igual hay alguno. Sé que es un post antiguo pero me encanta y me apetecía decirlo.

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.