Feminismo y Maternidad ¿Incompatibles?

Foto: Raúl Hernández González
Foto: Raúl Hernández González

No me gusta nada cierta corriente feminista (que no todo el movimiento feminista en sí, ojo) que se empeña en la igualdad de hombre y mujeres cueste lo que cueste. La misma que desprecia actos tan naturales como la lactancia o la crianza que (según dicha corriente) nos esclaviza y nos hace vulnerable identificándolos como lacras que arrastramos desde el inicio de los tiempos y nos aleja de la preciada libertad (masculinizada, por supuesto).

Estoy un poco harta de que se use la palabra retrógrada para referirse a las madres que no comulgamos con esta corriente. Una corriente que, al menos para mí, lejos de ser progresista, mantiene a la mujer en un engranaje de obediencia y privada de una verdadera libertad.

Resulta que para ser progresista y colaborar con la verdadera y deseada liberalización de nuestro género una sólo tiene que hacer una cosa muy sencilla: convertirse en un hombre.

¿En qué se traduce todo esto? En ideas claras y asentadas tales como que la maternidad es una esclavitud y la lactancia ya no digamos…  Así pues, la crianza con apego y el deseo de permanecer en casa junto a nuestros hijos sin trabajar (de forma temporal o definitiva), sólo nos convierte en retrógradas de pantuflas y rulos, que sólo quieren llevarle las zapatillas a su marido cuando llega de trabajar, hacer comidas y cenas, aguantar algún que otro improperio, decir a todo que sí. y asumir que somos un sexo inferior.

Pues señores y señoras, discrepo ¡Y mucho! 

¿Qué libertad estáis pidiendo cuando vosotras mismas nos estáis acusando y lapidando por nuestras formas de actuar? Un tanto incongruente ¿No?

Para mí, con respecto a la maternidad, el ensalzamiento real de la mujer supone dos cosas:

1º. Libertad de elección y respeto: Si quiero quedarme en casa con mi hijo (de forma permanente o temporal) porque puedo permitírmelo, lo hago.

Si quiero o tengo que trabajar, tengo todo el derecho a pedir medidas conciliadoras que me permitan ejercer mi doble papel.

2º. Empoderamiento de la mujer como tal y su género: En caso de querer ser madre, respeto a elegir tipo de crianza. Aunque esta corriente considere conceptos tales como el colecho, la lactancia o la crianza con apego propios de una sociedad machista misógina que sólo quiere tener a la mujer atada a las faldas de su hogar, para mí, ser madres es una de las mayores exaltaciones de mi género: poder gestar una vida, parirla, alimentarla con mi propio cuerpo y consolarla sólo con mi contacto ¡ Eso sí que es poder femenino!

Esta constante obsesión de igualarnos con el hombre nos has robado tiempo de crianza para con nuestros hijos, tiempos que no son recuperables ni negociables. Nos ha hecho sentir culpables por querer quedarnos con nuestros hijos en lugar de salir corriendo a los cuatro meses a seguir siendo parte activa del mercado laboral.

El verdadero machismo radica precisamente en eso, en querer guiarnos por el caminito sin dejarnos ser verdaderamente libres.

Decir que hemos progresado me resulta irrisorio cuanto menos ¿De verdad? Ahora no somos esclavas de la casa y de nuestros hijos ¡No! ¡Mucho mejor! Ahora trabajamos dentro y fuera de casa ¡ Menuda liberación!

El verdadero empoderamiento femenino vendrá cuando DE VERDAD seamos LIBRES para DECIDIR. Cuando actos propios del género femenino como gestar, parir y lactar no sean vistos como lacras si no como virtudes únicas y maravillosas de nuestro sexo.

Soy una madre de teta, crianza con apego y colecho, y no, no soy una mujer abnegada que sólo vive por y para su marido (de hecho, no estoy casada legalmente). Me estoy labrando mi camino laboral para poder llegar a dedicarme a lo que verdaderamente me apasiona aunque eso no signifique que las medidas de conciliación de esta país me parezcan un chiste de mal gusto. Os aseguro que en mi casa no llevo rulos ni bata, las tareas se comparten a medias y mi género no resulta cuestionado nunca.

No sólo no quiero ser un  hombre, si no que estoy encantada de ser una mujer y de todo lo supone: lactancia y crianza incluida.

Porque, a todo esto, yo me pregunto ¿querer igualarnos con el hombre no es lo más machista que habéis oído nunca?

(Visited 69 times, 1 visits today)

30 Comments

  1. Let Ago 9, 2013 at 1:47 pm

    Ole con ole Elena. Como ya he comentado en el post anterior, a ver cómo reparten lo de estar embarazada y parir. Pues eso. Diferente es que no quiera que me discriminen por razón de mi sexo. Que a igual trabajo igual salario. Que no tenga que demostrar más por el hecho de ser mujer.
    Como siempre digo, soy un mamífero. Que parece que nos hemos olvidado.
    Besos linda

    Reply
    1. Elena Mamirami Ago 26, 2013 at 10:05 am

      ¡Justo eso! Totalmente de acuerdo, yo no soy igual que un hombre ¡Ni quiero! Orgullosa de ser mujer y poder parir y lactar a mis hijos, que lejos de lo que muchas corriente dicen, no es una esclavitud, es una maravilla y un milagro de mi género, y no, no me subyugo al hombre por ello.

      Un abrazo 🙂

      Reply
  2. Mamá por bulerías Ago 9, 2013 at 1:52 pm

    Poco más puedo añadir…
    Creo que confundimos la igualdad… Somos iguales en derechos, pero hombres y mujeres somos diferentes por naturaleza y no podemos ni debemos cambiarlo.
    Un beso!

    Reply
    1. Elena Mamirami Ago 26, 2013 at 10:05 am

      ¡Y menos mal! En absoluto querría ser un hombre, somos diferentes y eso es un hecho 🙂

      ¡Un beso Maca!

      Reply
  3. Lactando Amando Ago 9, 2013 at 2:18 pm

    La verdad que tan machista resulta el propio movimiento como las feministas que se empeñan en negar nuestra condiciones de mujeres y todo lo que supone. Lo peor que hablar de este tema siempre levanta ampollas por eso mismo. Muy triste.

    Reply
    1. Elena Mamirami Ago 26, 2013 at 10:06 am

      Tan machista uno como lo otro, ¡Muy de acuerdo!

      Un abrazo preciosa 🙂

      Reply
  4. Ana Ago 9, 2013 at 2:32 pm

    Amén

    Reply
  5. Estrella (En Nuestro Nido) Ago 9, 2013 at 8:22 pm

    No puedo estar más de acuerdo. No somos iguales, le guste a quien le guste y le pese a quien le pese.

    Reply
  6. Mamá Merlin Ago 9, 2013 at 11:10 pm

    Totalmente de acuerdo contigo!! Si realmente actuáramos así o muchas mujeres pensaran de esta manera, muchas cosas cambiarían en la sociedad. Abrazos!!

    Reply
  7. Silvia Vargas Ago 10, 2013 at 12:53 am

    ¡Wow! A este post no le sobra ni le falta una sola palabra. Totalmente de acuerdo, yo también soy blogger y ya no necesito escribir un post acerca del tema: en este está dicho todo. Amén, así sea, y que lo oigan fuerte y claro.

    Reply
    1. Elena Mamirami Ago 26, 2013 at 10:07 am

      Muchas gracias Silvia 🙂

      Pero si el tema te apetece, ¡Escribe!, es muy liberador 🙂

      ¡Un abrazo!

      Reply
  8. Madre Exilio Ago 10, 2013 at 9:38 am

    Elena, estoy muy triste después de leer este post. Siempre te he seguido y respeto mucho tu labor como activista por la lactancia materna. Estoy triste porque un post como este que ataca al feminismo tan radicalmente, me lastima a mí como mujer, como madre, como feminista.

    El feminismo es compatible con la maternidad. Aquella mujer que se diga feminista y no apoye a otras mujeres, sean cuales sean sus creencias, entonces no es feminista. Es muy evidente para mí, que al igual que pasa con la LM, hay mucha desinformación sobre el feminismo. No sé si alguna vez has leído mi blog, o mis comentarios en el blog de Maca, pero soy feminista, activista por los derechos de la mujer y por detener la violencia de género desde hace 9 años,además de ser madre, lactivista, trabajar dentro y fuera de casa, etc., etc, como muchas otras mujeres, nada que no hagas tú o otras compañeras blogueras.

    Somos las feministas las que hemos luchado durante años para que muchas cosas cambien para mejor para la mujer, incluyendo el derecho al permiso natal, las subvenciones del estado para las bajas de maternidad, etc. “El parto es nuestro” también es un movimiento feminista, el derecho a la teta es un movimiento feminista, ¿por qué? Pues porque es nuestro cuerpo y nadie tiene derecho a prohibirnos usarlo para dar a luz o dar de mamar a nuestras crías. El parto natural y Los mamatones son movimientos feministas también porque luchan porque nos devuelvan un derecho que nos quitaron en nombre de la “civilización”: parir, amamantar libremente.

    No es justo que por un comentario que hayas recibido (también lo leí) denigres y acuses a un movimiento que también te defiende a ti y a todas las mujeres que deciden lactar, colechar o llevarlos con el tipo de crianza que decidas/decidan tomar.

    Lamentablemente hay personas, como la mujer que te dejó el comentario absurdo que se quedaron en la primera étapa del feminismo, en la que por las condiciones históricas de aquel momento (finales del siglo IX y principios del XX) la única manera de luchar por los derechos de la mujer era optar por la masculinazación de la mujer, algunas veces denigrar de los razgos biológicos que nos identifican como hembras de la espcie humana, que son las diferencias que en aquel momento histórico establecían las diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a derechos, deberes,capacidades, etc. Sin embargo esa etapa del feminismo tuvo sentido en un momento histórico, hoy en día (personalmente) no considero esa postura actual, al contrario, es bastante retrógrada.

    Lo repito: El feminismo SÍ es compatible con la maternidad. Aquella mujer que se diga feminista y no apoye a otras mujeres, sea cuales sean sus creencias, entonces no es feminista.

    Espero que abraces mi comentario con el mismo respeto que lo escrito.

    Saludos desde Budapest

    Reply
    1. Madre Exilio Ago 10, 2013 at 11:28 am

      Errata: “finales del siglo XIX” no IX.

      Quería ponerte en el comentario unos links interesantes sobre el llamado “Nuevo feminismo” y el feminismo actual.

      Pienso que la vez esta señora que ha comentado de alguna manera piensa que defiendes la postura del llamado “Nuevo Feminismo” que es principalmente católica y tiene mucha fuerza en países como USA en donde el permiso materno es un chiste y hay muchas madres-amas de casa. Este es el link http://www.manantialdivino.com/id698.html Yo no creo que tú seas parte de esta corriente en absoluto, sólo que la gente tiene a veces el hábito de querer clasificar todo lo que ve.

      Este otro artículo habla un poco desde el punto de vista de uno de los filósofos de nuestro tiempo con mayor importancia G. Lipovetsky en la sociología de hoy. Su obra ha sido crucial para definir conceptos muy sonados como “hipermodernidad” y ha contribuido notablemente a la crítica de la sociedad y sus valores actuales. Lo recomiendo ampliamente. El link…

      http://www.clubgynea.com/club-gynea/blog/la-nueva-mujer-el-nuevo-feminismo

      Me gustaría saber qué piensas de lo que te comentaba. Si no te apetece leer los artículos, pues que no estás obligada, no me lo tomo a mal…faltaría más. Pero sí me gustaría saber tu opinión, así seguro aprendo algo nuevo 🙂

      Otro abrazo

      Reply
    2. Patricia Vera Ago 10, 2013 at 8:21 pm

      Este post no va contra el feminismo, sino contra esa parte del feminismo que ed más machista que el machismo. Así lo he entendido yo.

      Reply
    3. Madre Exilio Ago 13, 2013 at 8:22 pm

      Gracias Patricia, ya lo hablé también con Elena. Saludos

      Reply
    4. Olga López Ago 16, 2013 at 6:47 pm

      Madre Exilio; estoy totalmente de acuerdo con tu post. No le falta ni le sobra nada. Respeto ante todo y apoyarnos mutuamente. Nadie es menos mujer por escoger una u otra opción. No se trata de eso sino de ser felices con lo que cada una escoge hacer y no juzgar a las demás. Siendo felices con nuestra vida hacemos crecer felices a nuestros hijos. Sentido común, mentalidad abierta y respeto es lo que hace falta en este mundo tan duro y gratificante de ser madre.
      Un abrazo.
      Olga L.

      Reply
    5. Elena Mamirami Ago 26, 2013 at 10:11 am

      Hola 🙂

      Tal y como hablamos por Facebook y como ha señalado Patricia este no es un post en contra del feminismo (en abosluto) todo lo contrario, me apasiona mi condición de mujer, y por ello, de forma constante, empodero a la mujer, precisamente por eso, no quiero un feminismo que quiera equipararme al hombre, si no todo lo contrario, un feminismo que ensalce la figura de la mujer como tal, sin tener que acercarse ni equipararse al sexo masculino, si no empoderada y realiza, respetada como mujer, tal cual.

      ¡Un abrazo :)!

      Reply
  9. Pepita Pérez Ago 10, 2013 at 10:17 am

    Secundo cada una de tus palabras, no lo podría haber expresado mejor.

    Hace tiempo leí en el dominical El Semanal una carta de una lectora titulado “Un biberón y una blackberry”, lo he intentado buscar, pero no lo he encontrado, tampoco un enlace. En esa carta, una lectora decía haber renunciado a su baja por maternidad por el bien del país, para ayudar a mejorar la situación económica trabajando y “no chupando del bote”(¡¿?!). Presumía de darle el biberón a su hijo mientras atendía asuntos laborales a través de su blackberry, poco le falto de tacharnos de vagas a las que ejercíamos nuestro DERECHO de disfrutar de nuestra baja por maternidad (irrisoria por cierto), no quiero ni pensar que opinión tendría acerca de las que nos quedamos en casa para criar a nuestros hijos (tampoco me importa).

    Gente así, como uno de mis ex jefes que vanagloriaba el hecho de que su hermana renunciara a su baja de maternidad (que para eso están las guarderías), y no entendía la existencia de dicha baja, nos hacen un flaco favor, nos castigan por elegir ser MADRES a tiempo completo, una decisión NO impuesta. Una pena, una pena enorme.

    Reply
    1. Elena Mamirami Ago 26, 2013 at 10:12 am

      Pues sí, una auténtica pena. La mujer que se olvida de que es una mujer, mal camino y flaco favor para el verdadero feminismo y libertad de la mujeres.

      ¡Un abrazo!

      Reply
  10. Patricia Vera Ago 10, 2013 at 8:17 pm

    Fantástica entrada.
    Siendo madre, me siento más mujer y poderosa que nunca.

    Reply
    1. Elena Mamirami Ago 26, 2013 at 10:13 am

      Gracias Patricia 🙂

      Creo que ser madres es uno de los ensalzamientos más grande de la mujer.

      Reply
  11. Inma García Núñez Ago 13, 2013 at 4:34 pm

    Aunque no lo creas, tu hijo también es de su padre. Me gustaría puntualizar porque creo que me habéis malinterpretado, que respeto la teta y todo eso aunque no lo comparta. Creo en el poder de la mujer como madre, es de lo que me siento más orgullosa en mi vida, me gustaría tener un permiso de maternidad de un año, y no creo que sea chupar del bote. Creo que parir es lo más maravilloso del mundo pero… no se puede vivir en un mundo alejado de la realidad, ya te gustaría pero no. Y lo que te he dicho antes, tu hijo también es de su padre. Yo he tenido mucha suerte con mi pareja, entiendo que muchas mujeres estén resentidas porque no les ha pasado igual, pero no se puede pensar en la crianza de hijos e hijas únicamente desde el punto de vista de la madre.
    Está claro que el gran triunfo del feminismo es que la mujer ha salido a la calle, pero lo que queda por conquistar es que el hombre entre en la casa. A eso es a lo que me refiero con la igualdad. Que el hombre se responsabilice en la misma medida de la casa y los hijos e hijas que las mujeres. Eso también es igualdad. No hablo solo de igualdad para referirme a mi trabajo, del que me siento muy orgullosa, sino de que hombres y mujeres, parejas gays o como sean participen igualmente de los sacrificios de unos trabajos y otros y de los placeres de unos trabajos y otros.
    Porque ahora se haya puesto en valor, por fin, la crianza de la familia, no la podemos secuestrar las mujeres alegando que es lo que hemos hecho siempre y ahora nos toca disfrutarlo y que me las den todas. Lamentablemente no vivimos en el paraíso y hay que trabajar para vivir, y con ese trabajo y esa participación en la sociedad estamos poniendo en valor también todo lo que reclamamos las mujeres y las madres desde que existimos. Si todas nos hubiésemos quedado en casa criando a niños y niñas, esto ahora no sería así.
    La que se quiera quedar en el razonamiento de las zapatillas y los rulos… peor para ella. No hay más ciega que la que no quiere ver.

    Reply
    1. Elena Mamirami Ago 26, 2013 at 10:22 am

      Hola Inma:

      La verdad, es que poco más puedo añadir aparte del post. Lo único, que te aseguro que en casa las cosas se reparten a medias, es más, ahora que estoy haciendo unas prácticas y mi marido (lamentablemente) está en paro, él cocina, friega, barre etc (Ya sabes, tareas del hogar). Eso no quiere decir, que por ella tenga que negar mi verdadera condición como mujer, los niños su primer año de vida quieren cerca a su madre, eso es un hecho, es más, de hecho, ni siquiera son conscientes (hasta pasado el primer año de vida)de que son una persona individual diferente de su madre, consideran madre e hijo una misma persona. Ciertas corrientes del feminismo puede decir que la lactancia es un lastre, que la crianza va a pares desde el minuto cero, que dejar a un niño en una guardería es algo normal etc. pero eso, os guste o no, es ir contra natura, porque basta documentarse un poco para ver la realidad del apego necesario e insustituible de la relación madre e hijo.

      Creo que el feminismo, pero de otra forma muy diferente, creo en empoderar a la mujer y hacerla visible, respetarla, pero no equiparándola al hombre, si no, precisamente, como mujer que es.

      ¡Un saludo!

      Reply
  12. Anonymous Ago 26, 2013 at 5:27 pm

    Respuesta a Mamirami: Soy mujer, defiendo la libertad de las mujeres, he sido madre, soy trabajadora , he dado el pecho a mi hijo, tuve que dejar a mi hijo en una escuela e irme a trabajar porque aunque parezca mentira se suele tener que comer 3 veces al día y pagar casa y demás gastos , sin depender de pareja ni otra persona (aunque en mi casa se comparten los trabajos y nadie elude sus responsabilidades). Pero creo que el ser mujer es mucho mas que parir, criar y lactar eternamente, que cada cual haga lo que crea con su cuerpo (mientras que podamos hacerlo) los hijos también tienen vida propia, ser mujer es compartir, educar, trabajar y tener tiempo libre, eso de tener la “teta” fuera no me va, para mi es un acto intimo y compartido con tu hijo, no hace falta hacer una “exhibición” de ello .Es lo que pienso y aunque repete vuestra opinión ni comparto ni me gusta .
    Una madre trabajadora y feminista.

    Reply
  13. Claudia Nov 6, 2013 at 8:46 pm

    Hola Mamirami!!! Me gusta mucho lo que escribiste, me siento plenamente identificada!, yo soy una mujer profesional y toda la vida planeé vivir mi maternidad al máximo y eso ha significado llenarme de dinero (como una hormiga en verano) para poder disfrutar de mi hija todo lo que pueda sin tener que preocuparme por salir a trabajar, y mira que ahora (para la suerte que tiene mi bebita) tengo la posibilidad de trabajar desde casa y no faltan ingresos, así que si todo sale bien, estaré a su lado todo el tiempo que sea posible, y eso para mí es una maravilla, es lo más hermoso del mundo compartir las horas del día a su lado, el colecho, la teta, etc.

    Reply
  14. NURIA Saavedra Castro Ene 3, 2014 at 10:00 pm

    Como mujer, feminista y próximamente madre me parece absurdo el planteamiento que se indica en este artículo. Otra cosa es que alguna mujer, feminista o no, pueda no querer vivir la maternidad o la crianza. Es su opción. E incluso no entenderla, en eso consiste la diversidad y la libertad. Y mezclar que no querer vivir la maternidad se iguale a ser hombre, ya no tiene ningún sentido. Puedes ser mujer y no querer vivir la maternidad porque no es la esencia de la persona. Hasta los 40 años.no he querido ser madre y nunca me sentí hombre, ni quise ser hombre. La maternidad no define a la mujer, es una opción. El feminismo y la igualdad busca que mujeres y hombres tengamos las mismas oportunidades en todos los ámbitos de la vida, entender que el feminismo es otra cosa es.no entender ni su historia ni su presente . Pero lo que está claro es que aquellas personas que están empeñadas en demonizar el feminismo tienen un objetivo muy claro, y aquí quien pierde somos las mujeres y nuestras hijas.

    Reply
  15. alejandra May 22, 2014 at 1:55 pm

    Me encantó tu post. Valiente, consiso y sin adornos. No le falta ni le sobra nada. Pienso igual que tú.
    Saludos afectuosos desde Chile 🙂

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.