Me recuerdo hace un año.

La sensación dulce y desbordante al despertarme por la mañana y ver dos círculos de calostro en la camiseta.Lo increíblemente grandes que me parecían los pañales de la talla 1… lo increíblemente pequeños que me parecen hoy.Las ganas de verte la carita fusionadas con el inmenso miedo de no estar a la altura.La mochila azul preparada, esperando apoyada en el moisés.

Los paseos nocturnos con mi compañero de la mano, abrumados y ansiosos por la inminente llegada de nuestra paternidad.

Los discos de lactancia, los chupes, las cremas… los bodis, los peleles… los peluches, las sábanas, el edredón… la cámara de fotos, las llamadas, los mensajes… Todo preparado

Las manos sobre la panza sabiendo que sólo me separaban unos días, unas horas… Y desearte más que a nada, más que a nadie

Los largos ratos intentando imaginarte vestido con la ropita, durmiendo en el moisés o paseando en el carro, y acariciar los segundos que olían ya a bebé

Me recuerdo hace un año y lloro y me emociono y se me eriza la piel y me estremezco y te huelo y te beso recién nacido en el quirófano y lloro…

Lloro, sí, me bailan lágrimas mejillas abajo, pero son de la inmensa alegría de tenerte aquí, de los nervios que he transformado en un infinito amor por ti cachorro, te quiero hijo.

(Visited 26 times, 1 visits today)

8 Comments

  1. eleycia Sep 8, 2012 at 3:28 pm

    ohhh… lloras y nos haces llorar con esas lindas palabras! Me recuerdo exactamente así, hace casi 14 meses y me vuelvo a emocionar contigo. Gracias por este instante regalado. Un abrazo.

    Reply
    1. Elena Mejías Sánchez Sep 9, 2012 at 10:11 pm

      Todas las pre mamàs somos muy parecidas creo yo, en ese sentido al menos si 🙂 Besitos !!

      Reply
  2. Bergeronnette Sep 9, 2012 at 10:39 am

    Anoche leí las primeras frases desde el móvil, y me dije que te tenía que comentar desde el ordenador. Me parece un post muy tierno. También recuerdo los momentos de antes, en la que la espera se hacía ya agobiante por las inmensas ganas que se tenían de verle la carita, y los momentos posteriores en los que ya con nosotros, sonreía, abría la boca…
    Muy bonitas palabras, cuando Ramiro sea un poco más grande, cuéntale como lo esperabais de ansiosos y ya verás que cara más contenta te pone.

    Besos hermosa!

    Reply
    1. Elena Mejías Sánchez Sep 9, 2012 at 10:13 pm

      Los días antes y despuès se quedan grabados a fuego, yo aún recuerdo que a la vuelta del hospital comí paella al llegar a casa jajajaja

      Reply
  3. Mama medusi Sep 10, 2012 at 5:56 am

    Que bonito! Te comprendo perfectamente, se echa muchísimo de menos aunque ahora es mejor porque ya tienes al peque contigo, pero todas las emociones que se viven… son únicas!
    Muy bonita la entrada

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.